Se disculpa 20 años después con la persona a la que acosó en el instituto

WTB

Un matón de instituto no tiene por qué serlo toda la vida. Incluso que puede que se avergüence de sus execrables acciones. Así lo demuestra la disculpa que recibió ChadMichael Morrisette, un hombre de 34 años que vivió un infierno en su adolescencia.

ChadMichael, que hoy en día es un diseñador gráfico y experto en marketing que vive en West Hollywood (California/Estados Unidos), creció en un pequeño pueblo en Alaska. Según cuenta a Yahoo Parenting, “en el instituto no solo me acosaba una persona. Todo el equipo de fútbol me perseguía, me amenazaba, me insultaba. Eras 6 o 7 chicos a la vez”. A los 15 años, tuvo la suerte de poder escapar de un ambiente tan viciado y nocivo para él, y se mudó a California.



Su vida cambió para bien, y desde entonces lo que sufrió de adolescente es solo un mal recuerdo que no ha afectado a su personalidad. Hasta que el pasado 5 de mayo recibió un inesperado mensaje de texto. Provenía de uno de los matones y decía lo siguiente:

“Hace poco estuve hablando con mi hija de 10 años sobre matones. Ella me pregunto si alguna vez había acosado a alguien y le tuve que responder ‘sí’. Lo que me vino a la mente fue lo tonto y cruel que fui contigo cuando íbamos al instituto. Me quiero disculpar. Si viviéramos en el mismo estado, me gustaría disculparme a la cara. Ni siquiera sé si lo recuerdas. Yo sí, y lo siento.”

El mensaje lo firmaba Louie Amundson, de quien curiosamente ChadMichael no se acordaba: “Me acosaba tanta gente que ni siquiera sabía sus nombres”. Pero a pesar de su amnesia, las palabras despertaron algo en él que llevaba años sin sentir. “Me costó un par de días digerir el mensaje, y cuando lo hice, me puse a llorar. Fue algo emocionante”.

Fue entonces cuando ChadMichael contestó lo siguiente:

Louie, estoy bastante emocionado con esto. Gracias y acepto tus disculpas. En 20 años has sido la única persona que se ha disculpado por ser un matón conmigo cuando éramos jóvenes. Espero que le puedas decir con orgullo a tu hija que te has disculpado, y que estamos en paz. Es impresionante lo que hacen 20 años y tener hijos, ¿verdad? Gracias otra vez y espero que te enfrentes al acoso escolar cada vez que lo veas. Ten un gran día.

En apenas minutos, recibió otra respuesta de su antiguo acosador:

“Gracias. Tu perdón significa para mí mucho más de lo que crees y espero no ser el último en disculparme contigo. Salud.

Yahoo Parenting ha podido hablar con Amundson, que explica que “Todo surgió cuando mi hija estaba haciendo un trabajo sobre el acoso escolar, Me preguntó si yo había sido un matón, y recordé que sí, que lamentablemente le había hecho la vida imposible a un compañero de clase”.

Después de traerlo a su memoria, llegó el paso lógico: disculparse. “No esperaba que mi conversación con ChadMichael se hiciera pública, pero me alegro de que él aceptara las disculpa. Me tranquiliza mucho”, asegura Amundson.

ChadMichael Morrisette espera que esta anécdota sirva tanto a matones como a víctimas del acoso escolar, y que origine un movimiento de disculpas global que ponga en contacto a los que hicieron sufrir y a los que sufrieron. “Nunca es demasiado tarde para pedir perdón”, resume Morrisette.