Anciano gana un millón de dólares tras fracturarse la cadera cuando iba a comprar un boleto de la lotería

Se dice que la salud no tiene precio y que, en ocasiones, ninguna cantidad de dinero consigue abatir enfermedades y dolencias. Pero la moraleja de la historia de Earl Livingston sería que si súbitamente se sufre un grave accidente, lo mejor es tener bien gordo el bolsillo.

Y eso sucedió en cierto modo esta semana en Nueva Jersey.

El pasado martes, narra la televisora NBC, Livingston, de 87 años de edad, caminaba rumbo a una tienda para comprar un boleto de la lotería Mega Millions. El sueño del anciano y de incontables personas era ganar el histórico premio mayor, nada menos que 1,600 millones de dólares, en el sorteo del pasado 23 de octubre.

Earl Livingston se cayó y rompió la cadera cuando iba a comprar un billete de lotería en Nueva Jersey. Luego, en el hospital, la fortuna le sonrió. (Captura de video/NBC)

Pero en el camino sufrió una caída y se fracturó la cadera. Acabó en el Hospital Jefferson Stratford, sin billete de lotería y con severo sufrimiento. Necesitará un reemplazo de cadera y eso le costará dolor y dinero.

Con todo, la fortuna empezó allí a sonreírle. Cuando Livingston contó su desilusión por no haber podido comprar un boleto del inmenso Mega Millions, se le invitó a sumarse al grupo de compradores de lotería de los trabajadores del hospital en el que era atendido.

“Él les dijo que iba en camino a comprar el billete de lotería cuando se cayó y rompió la cadera… Entonces [empleados del hospital] le dijeron ‘¿por qué no te nos unes? Nosotros estamos comprando un billete de lotería”, contó la sobrina de Livingston a NBC.

Así, por unos pocos dólares, el anciano finalmente se sumó a la catarata de personas ilusionadas con hacerse inmensamente ricos de un día para otro.

Y Livingston se ganó la lotería.

El pasado 23 de octubre de 2018 la lotería Mega Millions dio un premio histórico en EEUU: 1,600 millones de dólares. Earl Livingston no lo ganó, pero sí una parte de un premio secundario de un millón. (AP)

Entre los 142 compradores del Mega Millions que se unieron en ese hospital uno acertó a los números ganadores y obtuvo un premio, no el mayor, pero sí valuado en un millón de dólares.

El momento de triunfo fue descrito a la citada televisora por la sobrina de Livingston: “No podía creerlo cuando llegue aquí… Pensé que él [Livingston] estaba confundido, quizá por las medicinas contra el dolor. Entonces el personal del hospital vino al cuarto y todos lo felicitaron. Y yo me dije “wow, él realmente ganó”.

En realidad, solo una fracción del millón de dólares le tocará a Livingston, pues al ser el boleto ganador parte de un grupo el monto final, menos impuestos, se repartirá entre sus 142 integrantes.

Pero Livingston puede decir que la suerte le ha sonreído y que, pese al dolor de su lesión, su cuenta bancaria sumará una buena cantidad de dígitos.

Será poco en comparación con lo que le llegará al ganador de los 1,600 millones de dólares del boleto triunfador, vendido en Carolina del Sur. Su identidad no se ha revelado, pero esa persona y Livinsgton, montos aparte, pueden presumir que han entrado al selecto y deseado club de los ganadores de la lotería.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro