Se acabó fingir que estás malo (tu cara te delata)

Descubren un algoritmo informático para determinar si esas muecas de dolor son reales o estás fingiendo. Arrugar la nariz, endurecer los párpados, fruncir el ceño… Las expresiones faciales más reveladoras

<strong>Ya sea por vergüenza, para ocultar algo que no deberíamos haber hecho o por nervios, las mentiras en la consulta del médico son habituales</strong>.
Ya sea por vergüenza, para ocultar algo que no deberíamos haber hecho o por nervios, las mentiras en la consulta del médico son habituales.

¡No me digas que tú nunca lo has hecho! No cuela. Todos nos hemos hecho pasar por enfermos en un momento dado y hemos acudido a consulta con la firme determinación de mentir al médico. De pequeños, para no ir al cole. Luego, para saltarnos la clase de Educación Física (ya no se puede decir gimnasia, para los despistados) y de adultos, para escaquearnos del curro o los ‘deberes’ maritales. Sea como sea, y poniéndonos serios, el tema tiene su importancia porque las bajas médicas (y laborales) causan muchos perjuicios y más de un quebradero de cabeza a los médicos.

Y es que las personas experimentamos y expresamos el dolor de manera diferente, por eso resulta arduo complicado para los profesionales médicos hacer una estimación real del dolor de un paciente, ya que su valoración o puntuación puede diferir bastante de la expresada por el enfermo. Muchas veces se quedan cortos y otras les dan gato por liebre y acaban firmando el parte de baja sin un motivo real.

Pero un nuevo sistema podría desenmascarar (y uso esta palabra más a propósito que nunca, luego entenderás por qué) a estos ‘mentirosos’ y ahorrar millones al sistema público sanitario, además de evitarle un mal trago al médico. Según comentan los investigadores, su tecnología es capaz de detectar expresiones falsas de dolor con una precisión del 85 por ciento (mucho más eficaz que el criterio de cualquier ser humano común, por muy experto que sea).

Ciertos movimientos de los músculos faciales serán predictores sensibles y específicos de la presencia y gravedad de dolor. lo cual podría ayudar en casos de gravedad como el de la fibromialgia que sufre la cantante Lady Gaga.
Ciertos movimientos de los músculos faciales serán predictores sensibles y específicos de la presencia y gravedad de dolor. lo cual podría ayudar en casos de gravedad como el de la fibromialgia que sufre la cantante Lady Gaga.

Veamos, para determinar el dolor, los médicos nos suelen pedir que califiquemos el dolor en una escala de 0 a 10, pero este método puede no ser lo suficientemente fiable, y no digamos ya con un niño. Pues bien, a partir de ahora, para solucionar la papeleta y descubrir si alguien está fingiendo o realmente se siente mal, el médico sólo tendrá que mirar su rostro. Y así sin más podrá evaluar la cantidad de dolor que alguien siente.

En un intento de introducir cierta objetividad en este delicado asunto, y reducir la parcialidad de los métodos actuales de la evaluación del dolor, Dianbo Liu y sus colegas del en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ‘entrenaron’ un algoritmo en vídeos de personas haciendo muecas, incluyendo obviamente muecas de dolor.

Cada vídeo consistía en analizar los movimientos de una persona con dolor en el hombro, a quien se le había pedido que realizara diferentes gestos para luego calificar sus niveles de dolor. El resultado fue un algoritmo que puede utilizar sutiles diferencias en las expresiones faciales para informar acerca de cómo se está sintiendo en realidad dicha persona.

“Estas métricas pueden ser útiles para determinar el dolor real por el dolor fingido”, afirma Jeffrey Cohn, de la Universidad de Pittsburgh (EE. UU.) El sistema podría marcar la diferencia entre la prescripción de analgésicos potencialmente adictivos y pillar a alguien que está fingiendo sentir o pasar dolor.

La expresión facial puede revelar muchos datos de nuestro estado anímico y de salud.
La expresión facial puede revelar muchos datos de nuestro estado anímico y de salud.

“Algunas partes de la cara son particularmente reveladoras”, apunta Liu. Grandes cantidades de movimiento alrededor de la nariz y la boca tendían a sugerir puntuaciones de dolor más altas.

Para ayudar a que sea más preciso, el sistema informático puede ser ajustado para tener en cuenta la edad, el sexo y el color de piel.

Todavía es pronto, pero Liu dice que no hay nada que impida que el sistema se convierta en una aplicación que los médicos puedan tener en sus teléfonos inteligentes o smartphones.

Además los creadores de la aplicación creen que una vez lista será de gran ayuda, no solo para atacar de forma personalizada el dolor de cada paciente, sino también para evitar sobreindicar medicamentos narcóticos que generan adicción.

De todas formas, advierte que su sistema nunca podría ser un reemplazo del diagnóstico de los médicos, ya que los vídeos con los que entrenó el algoritmo fueron tomados en condiciones ideales de iluminación y fotografía, por lo que es poco probable que el sistema sea tan preciso si se usara en pacientes reales. Sin embargo, el algoritmo seguirá siendo probado y mejorado con más videos experimentales para ver si eso mejora sus capacidades de predicción del dolor.

En cualquier caso es un buen uso de la tecnología inteligente, ¿no crees? Muy pronto con solo mirar un rostro se podrá determinar los niveles de dolor e incluso descubrir a los pacientes que fingen para conseguir drogas. Sin duda, se trata de un avance importante para beneficio de todas las personas.

También te puede interesar:

El dolor (de espalda) que sienten los adolescentes es tan intenso como el de un adulto

La visita médica más engorrosa para los hombres (y no es el urólogo)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente