Tres señales de que debes cambiar la comida de tus mascotas

Kate Bratskeir

Al igual que las personas, los perros y los gatos toman distintos alimentos según la etapa de su vida. Los cachorros, por ejemplo, necesitan más proteínas y calorías porque están creciendo y, al contrario, cuando alcanzan una edad avanzada (alrededor de los 7 años, tanto para perros como para gatos), les conviene una dieta diferente con menos calorías y más fibra, explica la veterinaria Jennifer Freeman.

Pero la edad no es el único factor que condiciona la dieta de tu mascota. El peso, los problemas gastrointestinales o un pelaje parcheado son factores que deberían hacerte pensar en un cambio. Llegado este momento, es importante que el cambio de dieta sea progresivo y que sigas los consejos del veterinario, recomienda Jessica Romine, especialista en medicina interna de animales.

Estos son los principales casos en los que conviene modificar la dieta de tus mascotas.

 

1. Si tu mascota necesita engordar o adelgazar

Las mascotas también pueden sufrir obesidad y excesiva delgadez. No siempre está claro, pero la cintura, en el caso de los gatos, es un buen indicador. “La mayoría de la gente no sabe cuál es el aspecto de un gato sano, pero los gatos también deben tener cintura”, comenta Romine. Deberías notar las costillas del gato al palpar el pelaje y, al mirarlo desde arriba, debería tener forma de reloj de arena, como una persona, señala la veterinaria.

En algunos casos, conviene cambiar a un pienso completamente diferente, comida con etiquetas como light o bajo en grasas, que suelen contener más fibra para potenciar la sensación de saciedad, y con una buena proporción de proteína y grasa, expone Romine. Otra opción es mantener el mismo pienso, pero reduciendo la cantidad. “No le des comida de la mesa y chucherías altas en grasas”, recomienda.

Es importante conocer el peso ideal de tu mascota antes de ayudarla a adelgazar. Romine aconseja hablarlo con tu veterinario para que te dé un peso correcto y señale la cantidad de comida...

Sigue leyendo en El HuffPost