Señalan a la Policía de Nicaragua de intentar difamar a dirigentes opositores

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 651 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado. EFE/Jorge Torres/Archivo

Managua, 27 nov (EFE).- Una coalición opositora nicaragüense y familiares de los denominados presos políticos señalaron este miércoles a la Policía Nacional de intentar difamar a los dirigentes opositores, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018 y que ha dejado cientos de muertos.

Dirigentes de la Unidad Nacional Azul y Blanco, junto a familiares de "presos políticos", denunciaron en rueda de prensa que la policía ahora detiene a los que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega bajo sospechas de la comisión de delitos como tráfico de drogas o tenencia ilegal de armas de fuego.

"Estos son especialistas en inventar delitos a los opositores", acusó la madre del considerado reo político y teniente primero retirado del Ejército Manuel de Jesús Sobalbarro Bravo.

La madre, una profesora, dijo que su hijo, que además de militar en retiro, es abogado y artista, fue detenido hace dos semanas y que ahora es acusado por tenencia ilegal de armas y de atentar contra la seguridad del país.

Los policías, agregó, quisieron obligar en prisión al militar en retiro a que, en un video, involucrara a los dirigentes de la Unidad Nacional Azul y Blanco de recibir financiación del exterior con el fin de derrocar al Gobierno de Ortega, a lo que se opuso.

María de los Ángeles Montalbán, hermana de crianza de Wilfredo Brenes, otro de los denominados presos políticos, dijo por su lado que la policía detuvo a su pariente cuando intentaba llevar agua a unas madres que recién hicieron una huelga de hambre en una parroquia de Masaya (sureste).

"La Policía anda detrás de los líderes, detrás de los familiares, andan haciendo desastre con los opositores", denunció.

Afirmó que su hermano de crianza ha sido encarcelado tres veces desde que estalló la crisis sociopolítica en Nicaragua, y en las tres ocasiones le han querido "fabricar" delitos.

En tanto, una mujer que cubrió su rostro con un pañuelo y ocultó su identidad por seguridad, aseguró que los hermanos José y Ángel Sequeira Zamora fueron detenidos arbitrariamente por policías, el primero en su centro de trabajo, y al segundo en una estación policial cuando preguntó por su hermano.

La Policía Nacional presentó a ambos hermanos como parte de una banda que se dedica al robo con intimidación en Managua.

La Unidad Nacional Azul y Blanco advirtió que el Gobierno y la Policía Nacional no sólo recurren a la represión y a manipular la información, sino que también han entrado en una etapa de difamar a los dirigentes opositores y de promover el odio.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 651 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.