Un seísmo sin víctimas ni daños sacude la región costera de Ecuador

Agencia EFE
·2 min de lectura

Quito, 15 nov (EFE).- Un seísmo de 4,15 grados en la escala de Richter se registró este domingo en la provincia ecuatoriana del Guayas, en la región costera del país, sin que hasta el momento se haya informado de víctimas o daños materiales.

Según el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, el seísmo ocurrió a las 17:52 hora local (22:52 GMT) a 2,29 grados de latitud sur y a 79,19 grados de longitud oeste.

De acuerdo a la fuente, el temblor ocurrió a una profundidad de 10 kilómetros y a 9,86 kilómetros de la localidad de Bucay, en Guayas, en el suroeste del país.

También a las 11:55 hora local (16:55 GMT) del sábado se registró otro seísmo en Ecuador, pero en la provincia andina de Loja (sur), con una magnitud de 4,06 grados.

Ese temblor ocurrió a una profundidad de 75,09 kilómetros, a 6,81 kilómetros de la ciudad de Loja, a 3,97 grados de latitud sur y a 79,15 grados de longitud oeste, según el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.

Ecuador se encuentra en el Cinturón o Anillo de Fuego del Pacífico, que concentra algunas de las zonas de subducción (hundimiento de placas tectónicas) más importantes del mundo y es escenario de una fuerte actividad sísmica.

Además de Ecuador, el Cinturón, que tiene forma de herradura, comprende a una gran cantidad de países tales como Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México, Estados Unidos y Canadá.

El pasado 16 de abril, Ecuador recordó el cuarto aniversario de uno de los terremotos más destructivos de su historia reciente, de magnitud 7,8.

Ese fenómeno natural, ocurrido el 16 de abril de 2016, dejó más de 670 fallecidos y miles de afectados, así como millonarias pérdidas materiales.

Dicho terremoto azotó con intensidad a las provincias de Esmeraldas (fronteriza con Colombia) y su vecina Manabí, ambas situadas en a costa del país andino, pero también afectó otras zonas y se sintió con fuerza, incluso, en la capital ecuatoriana, Quito, situada en la provincia de Pichincha, localizada en la zona andina del país.

(c) Agencia EFE