Scholz apuesta por la cooperación con China para terminar la guerra en Ucrania

El canciller alemán Olaf Scholz se ha reunido este viernes con el presidente chino Xi Jingping en el marco de su visita oficial en el gigante asiático.

El encuentro ha despertado las críticas tanto en Berlín como en otras partes de Europa, por considerarse una señal errónea al priorizar los intereses económicos sobre la seguridad europea. Pero desde Pekín, Scholz insiste que la cooperación con China no debe descartarse

"He recalcado a mis anfitriones lo importante que es para nosotros corregir los desequilibrios. Apoyamos a las empresas alemanas y europeas en el aseguramiento de sus cadenas de suministro de forma más amplia y en la diversificación de su abastecimiento de materias primas. También es importante afirmar claramente que las medidas económicas contra Estados miembros de la Unión Europea se dirigen contra todo el mercado interior de la UE. Y las sanciones contra los parlamentarios europeos tampoco son aceptables para nosotros", dijo el líder alemán.

Scholz pidió al Gobierno chino que ejerza su influencia sobre Rusia para detener la guerra en Ucrania. El primer ministro, Li Keqiang, dice que su país aboga por la paz.

"Ambos hemos conversado sobre la actual crisis de Ucrania, y las dos partes esperan que esta crisis pueda terminar lo antes posible, que la situación se apacigüe y que realmente no se agrave. Nuestro punto de partida es promover las conversaciones de paz. No queremos que la paz mundial y la estabilidad regional se vean afectadas, ni que se produzcan turbulencias en la estabilidad de la cadena industrial y de suministro internacional", expresó Keqiang durante una rueda de presa conjunta.

El canciller alemán es el primer líder europeo en reunirse en persona con Xi Jinping en más de dos años. Los dos mandatarios incidieron en la idea de trabajar juntos en un momento de "crecientes turbulencias", expresaron los gabinetes de comunicación de ambos países.

Sin embargo, los aliados europeos mantienen distancia ya que la prioridad para el bloque es cortar la cualquier dependencia con Pekín en las cadenas productivas internacionales.