Saudíes restauran parcialmente producción en planta atacada

Anthony Dipaola
1 / 3

Saudíes restauran parcialmente producción en planta atacada

(Bloomberg) -- Arabia Saudita intenta superar la peor perturbación para el petróleo en su historia asegurando al mundo que las exportaciones de crudo no sufrirán, que sus instalaciones dañadas han reiniciado parcialmente y que la capacidad de producción volverá a la normalidad en unos meses.

La tan esperada actualización del martes del reino, que antes del ataque bombeaba casi 10% del petróleo del mundo, le da al mercado la claridad necesaria después de días de especulaciones sobre la gravedad del daño en la planta Abqaiq de Saudi Aramco.

Sin embargo, el progreso ha sido más lento de lo que se esperaba inicialmente y los precios del crudo se mantienen elevados, ya que los operadores tienen en cuenta los mayores riesgos para el suministro saudí.

“Durante los últimos dos días, logramos contener el daño recuperando más de la mitad de la producción que habíamos perdido durante ese ataque terrorista”, dijo el ministro de Energía, el príncipe Abdulaziz bin Salman, en una reunión informativa en Jeddah. “La compañía podrá cumplir con todos sus compromisos con los clientes este mes aprovechando sus reservas de petróleo crudo”.

Abqaiq ahora procesa alrededor de 2 millones de barriles por día, según el director ejecutivo de Aramco, Amin Nasser. La instalación debería volver a los niveles previos al ataque de aproximadamente 4,9 millones de barriles para fines de septiembre, dijo.

Poco después del ataque del fin de semana, los funcionarios indicaron que la mayoría de la producción se restablecería en unos días y se necesitaría semanas para volver a su capacidad total. El panorama se volvió más pesimista en los días posteriores, a medida que se publicaron fotos que mostraban la magnitud del daño en la instalación crucial.

El ministro y el director ejecutivo aseguraron a los clientes que las exportaciones de crudo de Aramco no se reducirán este mes porque se usarían las reservas estratégicas. El reino también redujo temporalmente la tasa a la que las refinerías nacionales procesan petróleo en aproximadamente 1 millón de barriles por día, lo que hace que haya más crudo disponible para su envío al extranjero.

Aun así, las cifras proporcionadas por el ministro de Energía sugieren que el reino tardará meses en recuperarse completamente del incidente. La capacidad de producción total de 12 millones de barriles por día solo será posible a fines de noviembre, con aproximadamente 11 millones restaurados a fines de este mes, dijo el príncipe Abdulaziz. Arabia Saudita tiene como objetivo bombear 9,8 millones de barriles por día en octubre, dijo, en línea con los últimos meses.

Los rebeldes hutíes en Yemen inicialmente se atribuyeron la responsabilidad de los ataques, aunque luego Estados Unidos culpó a Irán. El mercado del petróleo ha estado lleno de incertidumbre desde que la planta fue atacada.

Perturbación sin precedentes

Ese aumento histórico de los precios resalta la naturaleza sin precedentes de la perturbación causada por el ataque. Durante décadas, Arabia Saudita ha sido el gran estabilizador del mercado petrolero, manteniendo un gran colchón de capacidad de producción adicional que puede aprovecharse en emergencias, como durante la guerra de 2011 en Libia.

La suspensión de 5,7 millones de barriles diarios de producción saudí, la peor pérdida repentina de la historia, expuso la insuficiencia del resto del respaldo de suministro del mundo. Aramco redobló los esfuerzos en sus campos en alta mar para reemplazar parte de la producción perdida, dijo Nasser. A los clientes también se les suministraba utilizando reservas, aunque se les pide a algunos compradores que acepten diferentes grados de crudo, dijo una persona familiarizada con el asunto a principios de esta semana.

Más allá del reino, otros participantes en los recortes de la OPEP+, como Rusia, Kazajstán y Emiratos Árabes Unidos, podrían restaurar unos pocos cientos de miles de barriles por día de producción inactiva, pero eso no es suficiente para compensar las pérdidas de Arabia Saudita.

Amenaza de escalada

Incluso mientras Aramco repara el daño en Abqaiq, la posibilidad de una mayor escalada del conflicto en Medio Oriente se cierne sobre el mercado.

Teherán y Riad son enemigos históricos que respaldan a bandos opuestos en la larga guerra civil de Yemen. La volátil situación en la región finalmente se desbordó a principios de este año, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, usó sanciones para intentar sofocar todas las exportaciones de petróleo de Irán –el elemento vital de su economía–, después de retirarse unilateralmente de un acuerdo nuclear internacional.

Desde entonces, el Golfo Pérsico, fuente de aproximadamente un tercio de las exportaciones mundiales de petróleo por vía marítima, ha estado bajo asedio, atacado por aire, mar y tierra. Si bien Trump ha mostrado cierta renuencia a ir a la guerra, también hay pocas posibilidades de aliviar las tensiones, mientras el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, decide cómo responder al asalto.

El príncipe Abdulaziz dijo que no haría comentarios sobre si Irán fue responsable del ataque. El Pentágono está preparando un informe sobre quién fue responsable del ataque y pretende publicarlo dentro de 48 horas, dijo un funcionario de defensa de Estados Unidos.

Los rebeldes hutíes en Yemen, respaldados por Teherán, dijeron el lunes que las instalaciones petroleras en Arabia Saudita permanecerán entre sus objetivos y que sus armas pueden llegar a cualquier parte del país. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, dijo el martes que su país no negociará con Estados Unidos en ningún nivel.

La amenaza a la infraestructura clave de Arabia Saudita se cierne sobre la oferta pública inicial planificada de Aramco. La compañía estatal todavía estará lista para la venta de acciones en cualquier momento de los próximos 12 meses, dijo su presidente, Yasser Al Rumayyan, durante la sesión informativa.

Nota Original:Saudi Arabia Partially Restores Production at Damaged Oil Plant

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Anthony Dipaola en Dubai, adipaola@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: James Herron, jherron9@bloomberg.net, Will Kennedy

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.