Sassuolo, el éxito del momento en el fútbol italiano

Anthony LUCAS
·3 min de lectura
Jugadores del Sassuolo celebran tras marcar un gol contra el Napoli, en el estadio San Paolo de Nápoles, Italia, el 1 de noviembre de 2020

Sassuolo, el éxito del momento en el fútbol italiano

Jugadores del Sassuolo celebran tras marcar un gol contra el Napoli, en el estadio San Paolo de Nápoles, Italia, el 1 de noviembre de 2020

El Sassuolo es el equipo de moda del fútbol italiano, tanto por su juego, como por sus resultados y su segundo puesto en la clasificación, que recompensa la apuesta de su entrenador Roberto De Zerbi por el espectáculo.

El técnico tiene las ideas claras y no oculta que le gusta jugar al ataque, una de las señas de identidad de este club saneado económicamente y que está empezando a ser comparado con el Atalanta, otra reciente fórmula exitosa en el 'Calcio'.

"Hay que inspirarse en lo mejor y el Atalanta es un ejemplo. Saben jugar al fútbol", dice a la AFP el director deportivo del Sassuolo, Giovanni Rossi, sin dejar de reivindicar otros modelos a seguir en Europa con perfiles similares, como el Hoffenheim alemán o el Villarreal español.

Sassuolo es una ciudad de la región de Emilia-Romaña, situada entre Bolonia y Parma, y forma parte del paisaje de la Serie A desde 2013, año de un ascenso histórico con el entrenador Eusebio Di Francesco.

Fue el último escalón después de una progresión continua del equipo verdinegro, que estaba apenas en la cuarta división cuando el empresario italiano Giorgio Squinzi, patrón del grupo industrial Mapei y fallecido el pasado año, tomó las riendas en 2002.

- Premio a la continuidad -

El club de fútbol es el nuevo estandarte deportivo de Mapei, conocida antes por su colaboración con un equipo ciclista.

Deportivamente, el Sassuolo fue creciendo y en 2016 finalizó sexto, lo que le dio un pasaje a la Europa League.

Triunfa también económicamente. Como dato relevante, es uno de los pocos clubes italianos que es propietario de su estadio, situado en Reggio Emilia.

La victoria sobre el Nápoles (2-0) el pasado 1 de noviembre y el segundo puesto después de siete jornadas atestiguan la progresión del equipo, que quiere superarse a sí mismo este curso.

"Llevamos haciendo un trabajo de largo recorrido desde hace años, con el mismo entrenador por tercera temporada consecutiva y con la gran mayoría de los jugadores del año pasado. La continuidad da sus frutos", estima Giovanni Rossi.

El corazón del proyecto es Roberto De Zerbi, de 41 años, que tuvo una carrera discreta como jugador antes de su éxito como entrenador con claro sello ofensivo.

"Me adapto a las características de los jugadores para encontrar, para cada uno, la posición mejor adaptada. La contrapartida es que soy tres veces más exigente", explicó a La Repubblica este admirador de Marcelo Bielsa.

Los jugadores están disfrutando en este inicio de temporada, como ocurre con el goleador Francesco Caputo o con el extremo Domenico Berardi, que marcó en los últimos días en los dos últimos partidos de Italia.

El mediocampista Manuel Locatelli, que debutó recientemente con la Azzurra gracias a sus buenos partidos con el Sassuolo, confirma la filosofía particular de este club: "Lo que hace especial al Sassuolo es que aquí te sientes en casa".

Los progresos constantes del plantel de De Zerbi no pasan desapercibidos. El joven atacante Giacomo Raspadori destacó el miércoles con un doblete para la Sub-21 italiana.

- En busca del liderato -

"Estamos viendo cómo la consideración crece, en Italia y en Europa. Es más fácil así ir a buscar jugadores", confirma Giovanni Rossi, que apuesta en el mercado por "jugadores jovenes con perspectivas de desarrollo pero compatibles con las ideas de juego del entrenador".

Antes del parón por los recientes partidos de selecciones nacionales, el Sassuolo falló en su intento de arrebatar el liderato al AC Milan, al empatar 0-0 con el Udinese.

En caso de ganar el domingo al Hellas Verona, los 'neroverdi' se pondrán provisionalmente en cabeza, al menos por unas horas, a la espera del duelo del Milan contra el Nápoles.

"No tengo problema en mostrar mis ambiciones", afirma De Zerbi. "El año pasado finalizamos octavos, esta temporada queremos conseguir una de las siete plazas europeas", sentenció.

alu/dr/pm