Invasión de sargazo: ellos ven 'oro' donde otros solo ven basura

·Periodista
·4 min de lectura

Solo una empresa de fertilizantes le ha sacado provecho económico a la masiva presencia de sargazo en México. El investigador José Luis Godinez asegura que podría servir incluso para hacer combustible orgánico

El sargazo invade las costas de México desde 2015, poniendo en peligro las cristalinas playas de la región de Quintana Roo (Foto: Getty)
El sargazo invade las costas de México desde 2015, poniendo en peligro las cristalinas playas de la región de Quintana Roo (Foto: Getty)

Mientras el sector turístico se enfrenta a las consecuencias de la invasión del sargazo en las playas de México, la empresa Salgax ha logrado beneficiarse de esta alga: la compañía vende fertilizantes a base de este producto marino ¿Qué vieron ellos en donde otros solo ven basura?

“Esta planta es una esponja, que absorbe en el mar todos los minerales. Esos son beneficiosos para el suelo”, explica a Yahoo Finanzas el doctor José Luis Godinez Ortega, investigador del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Son pocas las áreas del litoral de Quintana Roo –Cancún y la Riviera Maya– que se salvan de la visita diaria del sargazo. A mediados de abril la Secretaría de Medio Ambiente local confirmaba la presencia de más de 24 mil toneladas de estas algas flotando sobre las aguas del Caribe mexicano. Allí, en medio de esa crisis para el turismo, hay opciones de negocio.

El propio Godinez logró demostrar, junto a investigadoras del Instituto de Energía de Inglaterra, que el sargazo puede ser utilizado como fuente de energía alternativa y ecológica. En su caso, la idea era transformarlo en es una suerte de carbón sólido que sirviera para generar electricidad a base de calor. Sin embargo, no consiguió apoyo financiero.

¿Qué hacemos con el alga?

El alga debe recolectarse antes de llegar a la costa, para que no comience su proceso de descomposición. Ya esto se hacía en Baja California desde 1956, a través de barcos especiales que recogía el sargazo gigante, una especie similar a la que invade las costas de Quintana Roo.

Las autoridades, junto a los hoteles, buscan alternativas para evitar que el sargazo ocupe el arena de las playas (Foto: Getty)
Las autoridades, junto a los hoteles, buscan alternativas para evitar que el sargazo ocupe el arena de las playas (Foto: Getty)

De esa alga se extraía una gelatina denominada “alginato de sodio”, explica Godinez, que se exportaba a EEUU para ser utilizado en la industria farmacéutica y de alimentos: otorgaba una textura suave a los antibióticos y espesante para ciertos productos comestibles. La planta cerró en 2006, dejando el mercado en manos de Dinamarca y haciendo disparar el precio de este insumo.

“Extraer el alginato de sodio de las algas de Quintana Roo beneficiaría muchísimo, pero falta las iniciativas de las empresas, que quieran arriesgarse a tener este negocio de la extracción”, advierte el profesor. Actualmente la marina mexicana, en conjunto con los hoteles de la región, han impulsado un programa que permite recolectar el sargazo en el mar a través de barcos, pero no hay un plan específico para sacarle beneficios económicos.

Las investigaciones han adelantado que el alga también sirve para la alimentación del ganado. Aunque utilizado en pequeñas cantidades, pues su permanencia en el mar la hace alta en sodio.

Godinez advierte que hay que tener cuidado con el impacto que genera la extracción del sargazo directamente en las costas. “Al recogerlo manualmente, se llevan también la arena y terminan por hacer una erosión en las playas”.

Las vueltas del mar

Tan viejo es el sargazo que su nombre se lo debe al propio Cristóbal Colón. Godinez asegura que hay literatura histórica que confirma que el navegante europeo habría confundido estas algas con uvas, que en portugués se llaman “sargasso”. “Tiene unos pequeños globos que le ayudan a flotar, que lo hacen parecer un racimo de uvas”, explica el investigador.

Registros históricos cuentan que Cristóbal Colón confundió estas algas con el
Registros históricos cuentan que Cristóbal Colón confundió estas algas con el "sargasso", como se le llama en Portugal a un tipo de uva (Foto: Getty)

Los datos de la época evidencian –recuerda Godinez– que esta “planta” se consumía hervida, en ensaladas o mezclada con otros vegetales. “Ahora rescatamos esa información que se había perdido. Allí se menciona que en el siglo XVI y XVII el sargazo funcionaba para solucionar problemas de salud en las vías urinarias, era útil para lo que llamaban el mal de urín”, afirma.

Las costas mexicanas comenzaron a resentir la llegada masiva del sargazo desde 2015. Tradicionalmente concentradas en el Atlántico norte, en el denominado Mar de los Sargazos, se mantenía en esa zona gracias a la convergencia de las corrientes provenientes del golfo de México, las islas Canarias y la que viene del sur ecuatorial. “Lo que se cree es que ha habido un cambio en las corrientes, lo que ha hecho que se desprenda parte de estas plantas. Así, ahora proliferan en Brasil y suben hacia el Caribe”, explica Godinez.

No es un problema sencillo de resolver. Sumado a que no hay posibilidad de colocar barreras en toda la costa mexicana, el investigador advierte que no es un método eficiente. Es necesario, explica, crear un sistema que permita desviar el alga para que –con la corriente marina– regresen a su lugar de origen y no se queden atrapadas.

El sargazo afecta también el ecosistema marino. Godinez explica que se crea una capa que genera sombra hacia el fondo del mar, lo que afecta directamente a los corales y a los pastos marinos. Además, el alga arrastra consigo las larvas de peces de otras zonas del Atlántico, lo que también modifica la biodiversidad local.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Empresa en Puerto Rico convierte el sargazo en cuero y cosméticos veganos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente