Santiago Cañizares: "Los niños con cáncer necesitan investigación, no milagros"

El exguardameta Santiago Cañizares ha ofrecido una charla sobre cómo ha afrontado la enfermedad y muerte de su hijo. EFE\CEU

Madrid, 10 feb (EFE).- Los niños con cáncer "no necesitan milagros, necesitan investigación", ha afirmado este lunes el exguardameta Santiago Cañizares, que perdió un hijo a causa de esta enfermedad.

Con motivo de haberse celebrado el pasado 4 el Día mundial contra el Cáncer Infantil, el exportero internacional ha ofrecido una charla sobre cómo ha afrontado la enfermedad y muerte de su hijo, lo que "puso a prueba" su fe y sus prioridades.

"Sé lo que mi hijo padeció, sufrió, luchó y cuando pienso en él me pregunto: ¿me voy a quejar de que está lloviendo hoy?", ha reconocido Cañizares en el acto organizado por la Fundación para la Investigación del Cáncer Infantil "El sueño de Vicky".

"Santi enfermó, al mes siguiente entró en coma por un derrame cerebral y le operaron de emergencia. Cuando esperábamos el diagnóstico, el cirujano nos dijo que su cerebro estaba absolutamente afectado por el cáncer".

Este ha sido su testimonio sobre su hijo, uno de sus trillizos que falleció a los 5 años.

"Dios me había mandado un hijo suyo en el vientre de mi mujer con dos hijas más y me lo había prestado un tiempo para que me diera cuenta que debía ser más humilde, más generoso, mejor persona y trasladar este mensaje", ha comentado Cañizares en la Universidad San Pablo CEU.

Para el exguardameta, el legado de su hijo se resume en no quejarse por cosas sin importancia.

La presidenta de El sueño de Vicky, Laura García, ha destacado que cada año se registran 1.500 casos en España y es la primera causa de muerte en menores de 2 a 16 años, de los cuales uno de cada tres fallece.

Según García, "no se puede predecir el cáncer infantil, es muy difícil encontrar un diagnóstico y tratarlo con medicamentos de adultos. Es una enfermedad rara y no hay presupuesto público porque hay que dividir ese dinero entre 7 mil enfermedades raras ya existentes".

"Yo también sufrí la muerte de mi hija Vicky por un cáncer infantil y a partir de ello creé esta fundación porque tenía la necesidad de contar con medicina que la ayudara y quiero cambiar el futuro de otros niños", ha comentado García.