Los Abascal y Espinosa de los Monteros 'juegan sucio' para mantener el control de Vox

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Santiago Abascal, junto a Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros, forman el núcleo duro de Vox.
Santiago Abascal, junto a Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros, forman el núcleo duro de Vox. (AP Photo/Bernat Armangue)

¿Recuerdan la escisión de Vox en forma de TúPatria? Pues no descarten el nuevo partido de extrema derecha siga pescando dirigentes de entre las filas de Vox porque el partido dirigido por Santiago Abascal está empezando a encontrarse con ciertas resistencias por la falta de democracia interna. O por las zancadillas que los Abascal, Olona, Espinosa de los Monteros y compañía le ponen a todo aquel que discute su poder absoluto en el partido.

La historia viene de lejos, y en marzo vivió un sonado episodio cuando la actual cúpula de Vox vetó la participación de la militancia en su asamblea general. Una prohibición que hizo que al cónclave solamente pudieran entrar los cargos electos. ¿Se imaginan cómo terminó la cosa no? Con todos reelegidos con unas victorias incontestables en las sucesivas votaciones. Faltaría más, estaban votándose a ellos mismos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El paseo militar de los Abascal y Cía. muy parecido a los de muchos de los líderes extranjeros que tanto critican, como los de Nicolás Maduro en Venezuela, por poner solo un ejemplo, no ha desanimado al sector crítico del partido, que ha vuelto a la carga con la vista puesta en las primarias que Vox debe celebrar a final de mes en una veintena de sus circunscripciones regionales entre las que se incluyen Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia, Alicante, Málaga y Sevilla. Justo coincidiendo con la presentación de la moción de censura al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciada en julio por Abascal. ¿Casualidad? No.

La cúpula del partido ha hecho coincidir las fechas de las votaciones con su plan estrella para este inicio de curso político intentando que sus minutos de televisión, prensa y radio les ayuden a capitalizar buena parte de los apoyos de la militancia y colocar a sus candidatos -Juan Garriga en el caso de Barcelona- frente a unos rivales en muchos casos desconocidos y sin apenas medios para darse a conocer.

Pero en Barcelona, la cosa parece que puede estar reñida. Según cuenta Eldiario.es, la candidatura alternativa que lidera Jesús Rodríguez Pachón, coordinador de Vox en Tarrasa, no es un recién llegado a los movimientos de extrema derecha catalanes y cree estar bien posicionado para vencer las primarias y frenar así la sangría de bajas que Vox está viviendo en los últimos meses y que el propio Pachón cifra en la mitad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y algo de miedo le debe tener el sector oficialista cuando aún no le ha entregado ni facilitado el acceso a la base de datos de afiliados para iniciar la búsqueda de apoyos y avales.

El juego sucio no acaba ahí, ya que el tercer candidato, Sayde Chaling-Chong García, ya adelantó en 2019 lo que ahora está sucediendo al denunciar que se sentía "timado, engañado y hasta discriminado" tras la designación de Mónica Lora y otros dirigentes de Vox. Y en Granada la cosa no está mejor con denuncias de Vox HAbla, la plataforma interna creada para velar por las garantías democráticas del partido.

Veremos si esta vez el sector crítico logra impedir que el oficialista saque el rodillo y siga dirigiendo el partido como si fuera su cortijo.

EN VÍDEO | Twitter suspende la cuenta del ‘negro de Vox’ por incitación al odio

Más historias que te pueden interesar: