Santamaría vs. Cospedal: la última venganza

Antonio Ruiz Valdivia

Calor asfixiante mediterráneo. Es Valencia, junio de 2008. Mariano Rajoy ha logrado salvar varios match points y gana al final el partido. Se levanta de su asiento y saluda al auditorio enfundado en un traje gris. Ha logrado quedarse como presidente del PP en un congreso de infarto, con la amenaza de Esperanza Aguirre & cia.

Arranca el marianismo 2.0 entonces. Y junto a él, se levantan para aplaudirle dos mujeres 'de rojo': María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. La primera recibe la Secretaría General del partido y la segunda será la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados. La vieja guardia recela de ellas. En la primera fila también está sentado Alberto Núñez Feijóo. Y detrás de Rajoy: el exministro Javier Arenas y el eurodiputado Luis de Grandes (hoy encargado de pilotar las primarias como presidente de la comisión organizadora).

Justo hace una década de ese momento. Y vuelve a hacer mucho calor en España, con la gente huyendo hacia la playa. El PP vuelve a estar en guerra y los protagonistas de aquella instantánea juegan estos días con la misma fuerza que hace diez años.

Cospedal se olvida de la lista más votada; todos contra Santamaría

Desde entonces, el tándem que se supone debían hacer Santamaría y Cospedal se partió en dos bloques, en dos esferas de poder alrededor del 'rey sol' Rajoy. Diez años después, la disputa sigue viva, más viva que nunca, en carne viva. Cospedal se dio el batacazo y no logró pasar el primer corte de las primarias. La guerra final será entre Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

Pero Cospedal no pensaba quedarse quieta y con los brazos cruzados para ver cómo se entronizaba a su rival política. El 5 de julio por la noche, tras conocerse los resultados de la primera ronda, dijo con los ojos vidriosos que abriría un periodo de reflexión. Eso era en público pero, desde entonces, su entorno empezó a negociar con Pablo Casado y los suyos. Y este lunes ya ha habido foto: la...

Sigue leyendo en El HuffPost