Sánchez se sube al carro de la moción de censura para desgastar a Díaz

EFE

Después de meses desterrado a un segundo, e incluso tercer, plano, Pedro Sánchez ha vuelto a la primera línea política en este mes de mayo. Sabe que no tiene muchas posibilidades de vencer a Susana Díaz en las primarias del PSOE, pero morirá matando y exigirá a su contrincante que se moje.

Por eso el exsecretario general del PSOE ha aprovechado la moción de censura planteada por Podemos -cuentan desde su entorno que él tenía la misma idea pero que Pablo Iglesias se la ha acabado madrugando por la ‘operación Lezo’– para recordar que él fue decapitado por no querer apoyar la investidura de Mariano Rajoy y que, llegado el caso, se plantearía una moción similar a la de la formación morada.


Teniendo en cuenta este movimiento, y que Podemos ha preparado una gran movilización en la víspera de las primarias socialistas, empieza a crecer un runrún de malestar en la calle. Y es precisamente en este jugo de percepciones y de poderes donde se desarrolla la batalla. Porque la moción como tal, en el terreno político, no va a prosperar. Iglesias lo sabe y Sánchez lo sabe.

Pero alentándola lo que hacen es agitar a sus respectivas militancias y al voto de izquierdas indeciso pero cabreado por los continuados escándalos de corrupción y las incipientes sospechas de que el Ejecutivo ha tratado de someter a jueces y fiscales en favor de los cabecillas de la trama. Y si de paso le hacen pasar un mal trago a Díaz teniendo que significarse a favor del Gobierno de Rajoy o en contra, algo habrán ganado desgastándola antes incluso de tomar posesión. El 15-M vuelve a latir en su mes fundacional.


En declaraciones al programa Espejo Público de Antena 3, Sánchez ha arremetido duramente contra la precandidata andaluza recordando que fue ella quien “rechazó la propuesta que le hice de trabajar juntos” cuando él estaba al frente del PSOE. Además, ha desmentido que por su parte hubiera una traición Díaz al decidirse por no apoyar la investidura de Rajoy y de presentarse a unas nuevas elecciones: “No es cierto que le traicionara y le deja mal ese planteamiento porque no se presentaba a la secretaría general porque quería dedicarse a Andalucía”, ha argumentado. “La mejor forma que tiene de servir a España es centrándose en Andalucía“, ha sentenciado.

Los aguijonazos no han acabado ahí, porque Sánchez también ha tenido un recuerdo para quien le defenestró. Así, mientras la Gestora del PSOE acusa a Podemos de intentar influir en las primarias socialistas, Sánchez ha opinado que “los militantes son demasiado libres” como para verse influenciados.

Pase lo que pase, el mes de mayo marcará el devenir de la izquierda española en los próximos meses.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines