Sánchez mintió con los indultos y ya nadie le cree sobre el referéndum

·3 min de lectura
Pedro Sánchez habla durante su discurso sobre los indultos a los dirigentes independentistas catalanes en el Gran Teatre del Liceu, el 21 de junio de 2021 en Barcelona
Pedro Sánchez habla durante su discurso sobre los indultos a los dirigentes independentistas catalanes en el Gran Teatre del Liceu, el 21 de junio de 2021 en Barcelona

La desafección hacia la clase política está en niveles máximos. Y se lo ha buscado ella misma. La impunidad con la que buena parte de sus representantes acostumbran a mentir es uno de los principales motivos. Como los políticos suelen pedir el voto cada cuatro años, suelen contar con cierto margen para intentar disimular sus embustes antes de los siguientes comicios. El problema es que el nivel de supercherías es tal, que ni siquiera ellos mismos se toman en serio.

Es el caso de Pedro Sánchez. Quien después de mentir con los indultos -al señalar en 2014 que, de llegar a presidir el Gobierno, acabaría con esta medida de gracia-, firmó nueve la pasada semana. Y, claro, hoy que le ha tocado defender este cambio de parecer, todo el mundo se lo ha tomado a guasa. Incluso sus socios de investidura y principales beneficiados por su cambio de parecer.

Todo ha sucedido cuando el presidente del Gobierno ha tomado la palabra para reivindicar "el espíritu y la letra de la Constitución" en aras de la resolución del conflicto político y social de Cataluña. Para ello ha exhibido la reunión de 150 minutos que él mismo celebró ayer con el president de la Generalitat, Pere Aragonés, como ejemplo del deshielo entre Madrid y Barcelona. Y anticipándose a las críticas y augurios de la derecha, ha añadido que el PSOE nunca se saltará las leyes por lo que, después de los indultos "no habrá referéndum de autodeterminación".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Claro, las risotadas en las bancadas de PP, Cs y Vox han sido bastante sonoras. El primero en justificarlas ha sido el líder del PP, Pablo Casado, quien ha puesto en duda la promesa de Pedro Sánchez asegurando que los indultos del ‘procés’ serán su "finiquito" como presidente del Gobierno y el "epitafio" del PSOE constitucional.

Tras criticar su "homilía buenista", Casado le ha recordado a Sánchez que prometió en 2019 no dar "nunca indultos políticos". "O es usted un mentiroso o nos toma por tontos a los españoles. O las dos cosas”, le ha afeado antes de pedir su dimisión.

Tras él, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha calcado el guion llamando mentiroso a Sánchez.

Lo chocante es que no solo la oposición se ha tomado a chufla la palabra del presidente del Gobierno, sino que a ellos se ha unido ERC. Su portavoz, Gabriel Rufián, ha ridiculizado al líder del Ejecutivo recordando que en su día también negaba indultos a los presos del 'procés' y al final los ha concedido. Por eso ha ironizado ante la amenaza de no convocar un referéndum con un sencillo, pero lapidario, “Denos tiempo”.

Y por si esto no fuera suficiente para armar de razón a PP, Cs y Vox, Rufián ha ahondado más en la herida abierta por las mentiras de Sánchez en materia de indultos avisándole de que debe "grabarse a fuego" que los indultos "no son una medida para solucionar el conflicto", sino solo "una medida para mejorar el clima político". "No es menor, es bueno, pero también es insuficiente, y mucho", ha enfatizado. La palabra de Sánchez cotiza hoy a la baja en el Congreso de los Diputados.

En vídeo | Los presos de 1-O salen de prisión con la idea de "culminar" la independencia

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente