Sánchez incrementará el presupuesto de catering para sus vuelos en el Falcon

Asier Martiarena
Pedro Sánchez, volando a Bruselas el pasado 24 de junio. EFE
Pedro Sánchez, volando a Bruselas el pasado 24 de junio. EFE

El presidente del Gobierno sigue sin explicar los motivos de sus numerosos viajes en el avión Falcon, pero ya no esconde su querencia por estos vuelos privados. En caso de que el Gobierno logre sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2019, el gasto del catering que se sirve a bordo de estos vuelos VIP del Ejecutivo y la Casa Real se incrementará en un 47%. Hablamos, según los datos facilitados por Los Replicantes, de hasta 200.000 euros al año para un servicio circunscrito al Falcon 900 (T18) y al Airbus A310 (T22) del Grupo 45.

Estos cerca de 55.000 euros extra al año se destinarán a manjares como: Lubina salvaje con verduras y trigo vaporizado, rodaballo con salsa cremosa de eneldo, hamburguesa de ternera con foie, salpicón de vieiras y langostinos o tiramisú. Para el picoteo, también existen variantes frías como tablas de ibéricos, ensaladas de diferentes tipos, marisco, hummus, algún tartar, tortillas o huevos revueltos.

En caso de que los pasajeros deseen brindar en pleno vuelo, el catering ofrece una amplia gama de bebidas de primeras marcas, tanto sin alcohol como con él. Desde ginebra hasta dos tipos de ron, whisky, vodka, brandy y orujo de hierbas, todo ello de las primeras marcas.

“No sé si está haciendo algo por España, pero aprovecharse de España sí lo está haciendo“, le ha reprochadao la portavoz del PP en materia de transparencia, Beatriz Escudero. “Los modos de nuevos ricos con el dinero público no tienen cabida”, ha apostillado la diputada popular.

El PSOE le ha replicado a Escudero por boca de Sofía Hernanz, portavoz adjunta socialista en el Congreso, señalando que “el presidente Sánchez se desplaza de la misma forma y con los mismos medios que han utilizado todos los presidentes de este país, exactamente igual que hacía el expresidente Aznar y el expresidente Rajoy. Por cierto, con la única diferencia que este último lo hacía con avituallamiento extra de vino y whisky y eso ya no se explica ni por razones de logística ni de seguridad”, ha deslizado la socialista Hernanz.

Lo parece no entender el PSOE es que la polémica no es si hay servicio vip o de lujo en un vuelo. Algo que nadie discute al tratarse de aviones en los que viajan los principales representantes políticos del país. Sino que el problema radica en el uso del citado servicio. Como critica la oposición, el presidente del Gobierno lleva meses ocultando el motivo de sus desplazamientos en Falcon y entre los que destacan los vuelos para visitar el FIB de Benicàssim o para acudir hasta la boda de un familiar.

Dada la negativa de Sánchez a airear los detalles de sus viajes, el PP pretende presionar para que, al menos, el Gobierno tenga que dar explicaciones en la comisión de secretos del Congreso de los Diputados. Es decir, que los españoles nos enteraremos de todo, pero dentro de, como poco, 15 o 20 años.