En San Marino, una aplastante mayoría se pronunció a favor de legalización del aborto

·3 min de lectura

Con 77,3% de votos a favor, San Marino aprobó la legalización del aborto dentro de las primeras 12 semanas de gestación. Sin embargo, habrá excepciones una vez se haya vencido ese plazo. De esta manera, el país le pondrá fin a una disposición planteada en un Código Penal establecido hace 150 años.

Tras 18 años de lucha, la república de San Marino aprobó el aborto tras el referendo celebrado el domingo.

Esta decisión fue tomada por unos 14.200 votantes, de los cuales 77,3% votaron a favor y 22.7% en contra. El proyecto fue impulsado por el grupo feminista Unión de Mujeres Sanmarinesas y respaldado por el Movimiento Cívico R. E. T. E. (Renovación - Equidad - Transparencia - Eco-sostenibilidad).

Esta nueva ley le quita la ilegalidad al aborto dentro de las 12 primeras semanas de gestación. Sin embargo, también será legal después de ese plazo si la vida de la paciente corre peligro por anomalías o malformaciones fetales.

Sara Casadei, promotora del referendo y activista de la campaña 'Noi Ci Siamo' se mostró orgullosa del resultado. “Respaldamos esto porque parecía correcto que las mujeres tengan una opción y no se vean obligadas a ir a otra parte, sino tener los servicios en nuestro propio territorio”, declaró.

Pero así como hay quienes respaldan la ley, también hay detractores. La doctora Maria Prassede Venturini, pediatra y representante de la campaña “Bienvenida la vida”, es uno de ellos. Prassede votó en contra y aseguró que seguirá luchando por una “cultura que le dé la bienvenida a la vida” enfocada en “los dos principales protagonistas: la madre y el hijo”.

Otra fuerza opositora es la Iglesia Católica. Antes del referendo, el obispo de San Marino, el monseñor Andrea Turazzi, dijo en una entrevista para 'Vatican News' que la Iglesia estaba “decididamente en contra” de la despenalización del aborto. Y agregó que “para nosotros es inconcebible que una madre recurra al aborto debido a algunos problemas económicos”. Sin embargo, reconoció la necesidad de mejorar el servicio y atención a las madres menos privilegiadas.

Por otro lado, los opositores justificaron su opinión diciendo que los menores de edad pueden recibir anticonceptivos gratuitos en las farmacias e incluso la pastilla del día siguiente.

Para la votante Federica Gatti hay “varias razones personales, religiosas y morales” por las que una mujer quisiera interrumpir su embarazo y el Estado “debe proporcionarle a sus ciudadanos esta oportunidad”.

Actualmente, las sanmarinenses que buscan abortar deben ir a otros países como Italia para hacerlo.

Para los impulsores del referendo, esto conlleva a una carga económica a la vez que penaliza a mujeres que han sido violadas.

San Marino tendrá que reescribir su Código Penal para legalizar el aborto

Dicho Código fue establecido en 1865 y según los artículos 153 y 154, la mujer que aborte y quien la ayude a hacerlo, podría ser castigada con penas de cárcel de entre seis meses y tres años. En el caso del embarazo fuera del matrimonio la sentencia podría ser menor.

Para que la ley a favor de la interrupción del embarazo entre en vigencia, el Congreso debe redactar un proyecto de ley y presentarlo al Colegio de Garantes.

De esta manera, San Marino se convertiría en el Estado de mayoría católica más reciente en aprobar el aborto en situaciones específicas, junto a Irlanda, Italia y otros países. Entre tanto, en Malta, Andorra y Polonia el aborto sigue siendo ilegal.

Con AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente