Salvados desmonta el discurso de Pablo Casado y la libertad del pueblo

·3 min de lectura
El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, durante un discurso en la campaña electoral de Andalucía de 2018. EFE
El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, durante un discurso en la campaña electoral de Andalucía de 2018. EFE

“Los políticos no tenemos que intervenir en la vida de los demás". Pablo Casado se ha ganado por méritos propios ser el ‘trending topic’ del fin de semana. Eso suele gustar a los jefes de las campañas de imagen y comunicación. ¿Pero a costa de qué? Porque Casado también ha sido estos días el blanco de las mofas, o el campeón de la hipocresía.

Tirando de definición académica, la política es la "ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados". Otra cosa diferente es pecar de excesivo intervencionismo. Así que, una de dos. O el presidente del principal partido de la oposición tiene engañado a todo el mundo, es un hombre de paja y no aspira a ser algún día el presidente del Gobierno. O es un mentiroso desvergonzado y un hipócrita de medalla.

Obviamente este eslogan que Casado se ha sacado de la manga viene del exitoso "Vota libertad" con el que Isabel Díaz Ayuso ha arrasado en las recientes elecciones autonómicas de Madrid. Pero es más falso que un billete del Monopoly. Ejemplos del impacto del PP en las libertades personales hay muchos. Con sus votos, el PP trató de impedir y terminó por retrasar varios años la aprobación de la ley del divorcio, del matrimonio entre parejas del mismo sexo o de la eutanasia, entre otros. Por no hablar de la velocidad del PP para aprobar la ley mordaza.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

"Son debates viejos ya superados", pueden argumentar en su defensa los populares. El problema para Casado es que casualmente el programa de 'Salvados' de este fin de semana ha girado en torno al aborto. Dejando titulares tan potentes como que, a pesar de que la interrupción voluntaria del embarazo fue despenalizada en España en 1985, "Hasta 8 provincias españolas no han practicado abortos en 30 años".

Zamora, Palencia, Segovia, Ávila, Cáceres, Toledo, Cuenca y Teruel -más Ceuta y Melilla- son las provincias en donde se ha obligado a las solicitantes, en el menos malo de los casos, a tener que viajar a otra provincia para llevar a cabo la intervención.

Newtral ha investigado el asunto y, por medio de testimonios de la Asamblea Feminista de Burgos, concluye que "la mayoría de las mujeres que quieren abortar son derivadas a un centro de Valladolid, con todo lo que conlleva: trasladarse 150 kilómetros y costearse el viaje" de su propio bolsillo.

¿Son casos aislados? Juzguen ustedes: Las peticiones de abortos derivadas a otras provincias suman un total de 66.358 intervenciones. Si obligar a una mujer a:

  • Gestar una criatura que, en algunos casos, es el resultado de una violación no es intervenir en la vida de los demás. 

  • Traer al mundo a un bebé con una enfermedad incompatible con la vida

  • Dar a luz el fruto de un embarazo, simple y llanamente, no deseado, por los motivos que sean, no es intervenir en la vida de los demás. 

Se puede concluir que es porque Casado, al menos este fin de semana, tienen en muy baja consideración a los españoles.

En vídeo | España legaliza la eutanasia y el suicidio asistido

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente