#SaludF24 responde: ¿usar mucho el celular nos daña los ojos?

Las pantallas pueden influir en nuestra salud, especialmente las de los celulares que usamos cada vez con más intensidad. Sin embargo, no todas las preocupaciones que suelen pesar sobre los teléfonos móviles están basadas en evidencia científica. En #SaludF24 respondemos a una pregunta de nuestros televidentes y repasamos los mitos y realidades sobre el efecto de los celulares.

Pasamos horas enteras enganchados a nuestras pantallas por trabajo, ocio y costumbre. Las preguntas sobre el impacto que puede tener en nuestra salud planean sobre su uso desde hace años, pero todavía no hay respuesta para todas. A través de la página de France 24 de Youtube precisamente nos hicieron llegar esta inquietud: "¿Cómo nos afecta ver mucho el celular?"

La alteración de los ritmos circadianos

Antes de entrar a discutir cómo influye el teléfono móvil en nuestra vista, hace falta hablar de una de las correlaciones más estudiadas: el celular y el insomnio. La luz a deshoras interrumpe los ritmos circadianos del cuerpo, que biológicamente se sirve de la luz solar para saber cuándo activarse o cuándo reposar.

Es por eso que la luz de las pantallas, que además tiene un tono blanquecino y azul, especialmente en horas de la noche, puede contribuir a alterar esos ciclos de sueño y provocar o agravar el insomnio. De hecho, se recomienda dejar de usar dispositivos como el ordenador o el celular aproximadamente una hora antes de ir a dormir.

Para esta información, nos basamos en un estudio publicado en 2016 en 'Nature', que muestra que la alteración del sueño por las pantallas afecta también a niños menores de tres años; un artículo de 2013 en 'Nature' del profesor de Harvard Charles A. Czeisler y este estudio de 2017 publicado en 'Environment Research and Public Health' de varios académicos japoneses.

El sobreesfuerzo de la distancia

Otro efecto demostrado sobre nuestros ojos que no es solo exclusivo del uso de los celulares es la cercanía a la que miramos durante horas seguidas, por ejemplo al trabajar en computadores o al leer durante todo el día. Esa cercanía, que nos obliga a tener la vista fijada en un punto durante largo rato, puede fatigar la vista con consecuencias sobre nuestra salud ocular.

¿En qué se traduce eso? En sensación de picor, enfermedad del ojo seco e incluso dolor de cabeza en personas propensas a la migraña. También, con el tiempo y la exposición prolongada, puede potenciar enfermedades oculares como la miopía o acelerar la llegada de la presbicia, conocida como vista cansada.

De nuevo, el efecto puede ser más grave en los niños y los adultos jóvenes, según un estudio de la Universidad de Shanghái y Oberbo, en Suecia, que comprobó que el grupo de estudio que usaba el celular más de tres horas diarias tenía más "síntomas oculares" que el grupo que no. Sin embargo, es importante destacar que este estudio no tiene en cuenta otros factores que podrían influir en la salud de la vista.

Para el resto de esta información, nos basamos en las recomendaciones de la Asociación Americana de Optometría.

¿La luz azul nos daña los ojos?

Una de las grandes sensaciones de amenaza para la visión en el uso de celulares es, desde hace unos años, la luz azul de las pantallas. Especialmente desde que, en 2018, la Universidad de Toledo de Estados Unidos publicó un estudio que afirmaba que "la luz azul acelera la ceguera".

La investigación concluía que la exposición directa y continuada a esta luz azul afectaba células que se encuentran en la retina del ojo, provocando la "maculopatía", una dolencia en la que estas células dejan de funcionar y aparecen puntos negros en la visión, o una visión borrosa.

Sin embargo, es muy importante mencionar que el estudio está basado en células in vitro y no es un estudio poblacional que se traslada a la vida real, por lo que, aunque la conclusión de que la luz azul daña estas células oculares es cierta, no se puede traducir a que la luz azul de los celulares que usamos acelera la aparición de maculopatía y ceguera en los humanos.

Eso significa que, a día de hoy, no podemos afirmar que el uso de teléfonos móviles nos provocan esas enfermedades, aunque sí podemos advertir que hace falta investigación para calcular realmente los efectos nocivos potenciales de esta luz azul.

Además de la revisión y el análisis propio, para esta información nos apoyamos en Maldita Ciencia.

¿Cómo cuidar nuestros ojos?

Más allá de usar menos los celulares y las pantallas, hay muchos otros factores que influyen en nuestra salud ocular. Para empezar, la dieta: una alimentación balanceada en general y rica en vitamina A y D puede ayudar a prevenir problemas de vista con la edad. Además, fumar está asociado con un riesgo mayor de cataratas.

A estos hábitos, podemos sumar el de las gafas de sol cuando estemos altamente expuestos a la luz solar para protegernos de los rayos ultravioletas (de hecho, la luz del sol también tiene luz azul).

Finalmente, la famosa regla "20-20-20": por cada 20 minutos de mirada centrada en una pantalla, pasar 20 segundos mirando a 20 pies o 20 metros de distancia. Realmente, la unidad en este caso no importa: busca una ventana, un punto lejano o pasea un rato por un espacio amplio para descansar la vista.

Para esta información, nos basamos en la Asociación Americana de Optometría y las recomendaciones de WebMD.