La salida de Iván Redondo genera versiones contradictorias sobre sus motivos

·3 min de lectura

Madrid, 12 jul (EFE).- La salida del Gobierno de Iván Redondo, tras haber sido jefe del Gabinete de Pedro Sánchez desde su llegada a Moncloa, ha generado versiones contradictorias sobre los motivos que han llevado al presidente a prescindir de él.

Su cese fue una de las decisiones más llamativas de las comunicadas por Sánchez el sábado, ya que junto a Carmen Calvo era una de las figuras claves del Gobierno y responsable de gran parte de sus estrategias.

El mismo sábado, Redondo se despidió de sus colaboradores en una nota manuscrita en la que señalaba que en política, como en la vida, "hay que saber parar".

En esa línea, desde su entorno se trasladó que era él mismo quien había pedido a Sánchez abandonar sus responsabilidades en el Gobierno.

Frente a ello, fuentes del Ejecutivo han señalado a Efe que, "sin afán de polemizar" con el ya exjefe de Gabinete, éste había trasladado su deseo de ser ministro de la Presidencia, un cargo que tenía la ex vicepresidenta primera Carmen Calvo y que ahora pasa a desempeñar Félix Bolaños.

Desde el Ejecutivo se recalca que es Sánchez quien tiene la prerrogativa de nombrar y cesar a cualquier miembro del Gobierno y es absurdo que haya debates sobre ello.

Sin embargo, desde el entorno de Redondo se ha insistido este lunes en la versión del que fuera estrecho colaborador de Sánchez y aseguran que el presidente del Gobierno le pidió personalmente que se quedara después de que por dos veces le trasladara su intención de dejar el Ejecutivo.

La primera de ellas en 2019, tras la victoria en las últimas elecciones generales, y la segunda hace mes y medio, tras retomar su deseo una vez superada la fase más crítica de la pandemia de coronavirus.

Según las fuentes citadas, la tercera semana de mayo Sánchez ofreció a Redondo ser ministro y le pidió que lo hablara con su familia y aceptara por amistad.

No llegaron a un acuerdo pero siguieron configurando juntos la remodelación y Sánchez mantuvo su propuesta hasta la pasada semana.

Con el fin de convencerle, siempre según estas fuentes, el pasado 6 de julio Sánchez envió a cenar con Redondo a dos amigos comunes para que le convencieran, pero éste ratificó que tenía tomada ya su decisión.

El presidente del Gobierno y él volvieron a hablar posteriormente y mantuvieron una reunión la mañana del sábado, el día que Sánchez comunicó los cambios.

Además, aseguran que el presidente ya le ofreció ser ministro hace tres años, cuando ganó la moción de censura que presentó contra Mariano Rajoy.

Tras los detalles provenientes del entorno de Redondo, fuentes del Gobierno han reiterado que no tiene sentido hacer comentarios al respecto.

En su toma de posesión como ministro de Presidencia, Bolaños ha bromeado recordando las veces que se ha alegrado de no ser ministro y ha considerado que "estas cosas ni se pueden pedir ni se deben rechazar".

Unas palabras que, frente a la interpretación de que fueran dirigidas al ya exjefe del Gabinete de la Presidencia del Gobierno Bolaños lo ha negado de forma tajante en una conversación informal posterior con los periodistas.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente