Todo lo que se sabe sobre la muerte del periodista Frédéric Leclerc-Imhoff en Ucrania

·4 min de lectura
Frédéric Leclerc-Imhoff, periodista francés asesinado en un atentado en Ucrania perpetrado por Rusia. (Photo: HANDOUT VIA AFP)
Frédéric Leclerc-Imhoff, periodista francés asesinado en un atentado en Ucrania perpetrado por Rusia. (Photo: HANDOUT VIA AFP)

Frédéric Leclerc-Imhoff, periodista francés asesinado en un atentado en Ucrania perpetrado por Rusia. (Photo: HANDOUT VIA AFP)

Frédéric Leclerc Imhoff, periodista de BFMTV durante seis años, falleció el lunes 30 de mayo en Ucrania a los 32 años. Unas horas después de que se anunciara su muerte, Rusia afirmó, transmitiendo su habitual desinformación estatal, que el periodista era un mercenario que entregaba “armas y municiones a las fuerzas armadas ucranianas”.

La realidad es obviamente muy diferente. Esto es lo que se sabe sobre las circunstancias de la muerte de este joven periodista francés.

Alcanzado en el cuello por un fragmento de metralla

Frédéric Leclerc Imhoff se encontraba en un autobús blindado escoltado por coches de Policía, que salía de Kramatorsk, cuando murió alrededor de las 14 horas. El objetivo del convoy era recoger a diez ancianos atrapados en Lisichansk, a 80 kilómetros de distancia, señala Franceinfo. El periodista iba sentado en la parte delantera del vehículo para dar testimonio de este viaje. Era la segunda vez que iba a Ucrania para cubrir la guerra: estaba allí desde el 16 de mayo, “a petición suya”, sostiene Marc-Olivier Fogiel, director de BFMTV.

Desgraciadamente, un proyectil ruso explotó delante del autobús y la metralla alcanzó al periodista tras atravesar el parabrisas. “Fue un proyectil de gran calibre, de 152 mm, cuya metralla perforó el parabrisas blindado”, declaró a Franceinfo Serhiy Haidai, gobernador de la región de Luhansk, ocupada casi en su totalidad por los rusos.

Frédéric Leclerc-Imhoff llevaba puesto un equipo de protección individual. Sin embargo, un hueco fue suficiente: “Los periodistas llevaban cascos y chalecos antibalas, pero la metralla le alcanzó en el cuello. No sobrevivió. Es la primera vez que ocurre”, explica Serhiy Haidai, y añade que “los periodistas ya han acompañado otras veces a nuestras patrullas de Policía”.

Maxime Brandstaetter, reportero de la BFMTV que acompañaba a Frédéric Leclerc-Imhoff, resultó ligeramente herido en el ataque, y su compañera Oksana Leuta salió ilesa.

“El objetivo era el autobús, no el periodista directamente”

“Era claramente un convoy humanitario, lo llevaba escrito en el parabrisas. La investigación debería confirmarlo, pero es evidente que el proyectil fue dirigido a este convoy”, ha declarado el martes por la mañana a France Inter Christophe Deloire, secretario general de Reporteros sin Fronteras (RSF).

“El blindado no fue alcanzado directamente, pero la metralla atravesó el parabrisas y un trozo alcanzó a Frédéric”, explica Patrick Sauce a 20 Minutes.

“El objetivo era el autobús, no el periodista directamente. (...) Lo que está claro es que durante los convoyes de evacuación casi siempre hay incidentes. En Mariúpol, todos los demás convoyes sufrieron ataques”, afirma Etienne de Poncins, embajador de Francia en Ucrania, en declaraciones a Franceinfo.

“Consideraron que la misión era suficientemente segura”

“Frédéric no era un cabeza loca. Había sopesado cada minuto de su misión”, asegura un Marc-Olivier Fogiel visiblemente emocionado en el plató del canal BFMTV. Los tres miembros del equipo intercambiaron opiniones, como cada mañana: Oksana y Frédéric consideraron que la misión era lo suficientemente segura como para seguir adelante. Maxime tenía más dudas, como podría haberlas tenido el día anterior o el siguiente. Pero así funciona un equipo de reporteros, son grupos muy unidos y decidieron ir.

Tras el anuncio de la muerte de Frédéric Leclerc-Imhoff, la fiscalía nacional antiterrorista ha dicho que iba a abrir una investigación por crímenes de guerra.

“Se ha abierto una investigación por atentado deliberado contra la vida de una persona protegida por el derecho internacional de los conflictos armados, atentado deliberado contra personas no implicadas directamente en el conflicto y atentado deliberado contra el personal y los vehículos empleados en una misión de ayuda humanitaria”, ha detallado la Fiscalía Antiterrorista.

“Se trata de un doble atentado dirigido a un convoy humanitario y a un periodista”, escribió en Twitter la ministra de Asuntos Exteriores francesa, Catherine Colonna, que se mostró “profundamente entristecida y conmocionada”. Ella misma visitó el lunes Ucrania, primera vez para un miembro del gobierno francés desde el inicio de la invasión rusa.

El cuerpo de Frederic Leclerc-Imhoff fue evacuado a la ciudad de Dnipro, en el centro de Ucrania, según Franceinfo.

Avance del ejército ruso en el este

Severodonetsk, donde murió el periodista, es una ciudad clave del este, donde el ejército ruso lleva avanzando desde hace semanas y donde ahora se producen combates en las calles, según el gobernador de la región.

“Los combates no paran, la situación es muy difícil”, dice Serhiy Haidai en Telegram. También comenta que dos civiles resultaron heridos cuando su coche fue atacado el lunes y que tres médicos siguen desaparecidos.

Las tropas de Vladimir Putin también avanzan hacia Lyssychansk, mientras que en el sur, el ejército ucraniano dice estar avanzando en la región de Jersón.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Francia y ha sido traducido del francés por Daniel Templeman Sauco.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente