Siete síntomas de cáncer testicular que no debes ignorar

(Photo: THOMAS BARWICK VIA GETTY IMAGES)
(Photo: THOMAS BARWICK VIA GETTY IMAGES)

(Photo: THOMAS BARWICK VIA GETTY IMAGES)

El cáncer de testículos no es una anomalía. De hecho, es el tipo de cáncer más diagnosticado en hombres de entre 30 a 39 años, siendo 33 la edad media de detección.

“Aproximadamente 1 de cada 250 hombres desarrolla cáncer de testículos cada año”, explica el doctor Christopher Sweeney, del Instituto Oncológico Dana-Farber.

El cáncer testicular es muy tratable cuando se diagnostica antes de llegar a fases avanzadas y, como en la mayoría de los cánceres, la detección precoz es clave para su tratamiento. Por eso los médicos recomiendan que los hombres conozcan los síntomas y se realicen chequeos rutinarios a sí mismos.

“Si se detecta a tiempo, las tasas de curación pueden superar el 95%”, afirma el doctor Doug Flora, director médico ejecutivo del Centro Oncológico de St. Elizabeth Healthcare. De hecho, cuando se detecta a tiempo, los médicos pueden “curar a más del 90% de los pacientes en un solo tratamiento”.

No obstante, la detección puede ser difícil si no sabes qué buscar, sobre todo si eres joven. “Muchos médicos no suelen pensar en el cáncer cuando tratan con pacientes jóvenes y sanos, por lo que hay que estar muy atentos a los síntomas más sutiles”, dice Flora.

Presta atención a las siguientes señales de alarma:

Un nódulo en el testículo

El síntoma más común del cáncer testicular es un nódulo palpable en el testículo.

“La mayoría de los cánceres testiculares se diagnostican cuando los propios pacientes descubren ese nódulo”, explica el doctor Ali Zhumkhawala, cirujano oncólogo y urólogo de City of Hope (Los Ángeles). Debes comunicarle a tu médico cuando descubras cualquier masa nueva o anormal en el testículo.

“Este síntoma suele ser indoloro”, añade el doctor Jordan R. Luskin, urólogo del Centro Médico Buen Samaritano de Florida. Al menos el 90% de los hombres con cáncer testicular presentan este síntoma, que suele detectarse mediante una autoexploración.

“También lo suele percibir su pareja sexual”, añade Luskin.

Si sientes un bulto sospechoso en los testículos, ve al médico de inmediato.

Notas tus testículos “diferentes”

Los cambios en el tacto de un testículo, con o sin bultos, también pueden ser síntomas de advertencia. “El cáncer testicular comienza como un bulto en el testículo que no duele”, explica el doctor Rodwell Mabaera, del Centro Oncológico de Dartmouth.

Aunque a menudo es un bulto duro y definido, Mabaera advierte que en muchos casos solo aparecen diferencias sutiles en la forma en que notas el testículo al palparlo. “El cáncer puede estar oculto bajo la superficie del testículo o afectar a todo el testículo, por lo que no siempre es fácil detectar un bulto”, explica.

Dolor testicular

“Cualquier dolor testicular intenso y repentino debería hacerte ir al médico, ya que puede tratarse de torsión testicular, una emergencia médica por la que el cordón espermático del testículo se retuerce y se corta el suministro de sangre”, expone Zhumkhawala.

Pero si aparece un dolor más gradual y persistente también debe ser evaluado, ya que puede ser un síntoma de cáncer testicular. “Los pacientes pueden realizarse chequeos a sí mismos para ver si tienen una nueva masa o nódulo”, añade.

En caso de duda, lo mejor es ir al médico.

Dolor abdominal, de espalda o de costado

Muchas personas atribuyen el dolor de espalda a un entrenamiento excesivo, a una mala postura o simplemente a la edad. “Aunque todos estos síntomas pueden deberse a eso, no deberías quitarle hierro a ningún dolor persistente, sobre todo si estás en buena forma y no realizas actividades físicas intensas que puedan justificar esos dolores”, señala Luskin.

El dolor de espalda puede aparecer si el cáncer testicular se extiende a los ganglios linfáticos de la parte posterior del tronco. “Suelen denominarse ganglios linfáticos paraaórticos o retroperitoneales”, explica Luskin.

Luskin recomienda buscar atención médica si el dolor de espalda persiste durante semanas o meses, o cuando empieza a afectar a otras actividades cotidianas, como las tareas domésticas, conducir o sentarte en un escritorio. Cualquier nuevo e intenso dolor abdominal, de espalda o de costado es motivo para que vayas al médico.

Hinchazón en piernas o escroto

Según Zhumkhawala, la hinchazón en estas zonas puede ser un síntoma (poco frecuente) de cáncer testicular avanzado.

“Esto ocurre cuando los ganglios linfáticos de la parte posterior del abdomen están inflamados y bloquean el flujo de sangre o líquido linfático de las piernas, lo que provoca una acumulación de líquido”.

Zhumkhawala explica que una insuficiencia cardíaca en hombres mayores también puede provocar hinchazón de piernas, al igual que un coágulo de sangre en las piernas. Dado que todas estas afecciones son peligrosas, todas ellas justifican una visita al médico.

Tos, dolor de cabeza o nuevos problemas de visión

“La tos puede ser un síntoma muy infrecuente de cáncer testicular avanzado que se ha extendido a los pulmones”, afirma el doctor Michael Karellas, director de urología del Hospital de Stamford.

Del mismo modo, existen múltiples causas para explicar el dolor de cabeza o la visión borrosa. Sin embargo, existen formas poco frencuentes de cáncer testicular avanzado que pueden causar cambios en la visión, dolores de cabeza o incluso convulsiones.

“Son síntomas poco frecuentes, pero en este contexto conviene realizarse un examen testicular, análisis de sangre y alguna prueba de diagnóstico por imagen”, señala Karellas.

Crecimiento de los pechos o pezones muy sensibles

Son síntomas poco frecuentes de cáncer testicular. “Ocurre por la producción de una hormona llamada gonadotropina coriónica humana (hCG) que se produce debido al propio cáncer”, advierte Zhumkhawala. “Esta hormona está muy presente en las mujeres embarazadas, puede provocar crecimiento del tejido mamario y es un síntoma poco frecuente del cáncer de testículos”.

La sensibilidad del pezón o la secreción en un hombre joven también pueden ser síntomas, avisa Karellas. Cualquier hombre que tenga estos síntomas debería ir al médico.

La hCG es también la hormona del embarazo. “A veces, alguien con cáncer testicular puede producir la hormona que hace que una prueba de embarazo dé positivo”, comenta Luskin. Pero esto, insiste, es muy raro. “No recomendamos el uso de pruebas de embarazo como pruebas de diagnóstico de cáncer testicular”, añade.

Cómo hacerte un chequeo tú mismo

Es muy recomendable que los hombres se hagan chequeos rutinarios en casa, sobre todo entre los 18 y los 40 años, y que presten mucha atención a cualquier detalle fuera de lo normal (cambios de tamaño, protuberancias, tacto irregular...).

“Tanto si vas con frecuencia al médico como si no, deberías hacerte al menos una revisión en casa al mes”, afirma el doctor Jeffrey Dlott, director médico de QuestDirect.

Es muy sencillo, puedes hacerlo en la ducha, ya que el agua caliente ayuda a relajar el escroto. “Pasa los dedos suavemente por cada testículo, palpando cualquier bulto, anomalía o cambio de tamaño”, explica Dlott. “Eres tú quien mejor conoce tus testículos, así que palpa bien por si hay algo que no estaba allí antes”.

La exploración inicial del médico suele incluir una palpación, alguna imagen para el diagnóstico y un análisis de sangre. “Ciertos análisis de sangre pueden ayudar a confirmar rápidamente el diagnóstico”, añade Karellas.

“La clave es estar atento e informar a tu médico de cualquier cosa que te parezca inusual”, resume Flora. “De media, los hombres esperan unos cinco meses antes de decir algo, lo que retrasa el diagnóstico y el tratamiento”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: