Qué es el síndrome de la cara vacía ahora que nos hemos quitado las mascarillas

Tras la retirada de las mascarillas en interiores, muchos adolescentes han desarrollado un miedo psicológico a mostrar su cara por inseguridad de lo que puedan pensar los demás sobre ellos. A este temor infundado se le ha apodado como el ‘síndrome de la cara vacía’ y preocupa a expertos en salud mental, profesores y padres.

Ahora que la mascarilla solo es obligatoria en centros sanitarios, farmacias, residencias y en el transporte público, los estudiantes que se han visto forzados a llevarla en colegios e institutos durante dos años, reconocen sentirse expuestos al tener que mostrar su cara completa. Los jóvenes han construido su imagen durante este tiempo con media cara tapada y ahora se sienten más vulnerables al mostrar ‘defectos’ de la edad tales como acné, aparatos de ortodoncia, pelos incipientes…

La mascarilla había actuado para ellos como una especie de escudo para ocultar sus complejos. Muchos incluso no se la quitaban ni siquiera para comer o durante clases como educación física. Las razones por las que temen enseñar su cara al completo son múltiples: desde un sentimiento de vergüenza hasta querer pasar desapercibidos y por supuesto, por miedo al contagio. Sin embargo, el ‘síndrome de la cara vacía’ afecta más al género femenino que al masculino.

Muchos adolescentes han colgado vídeos en la red expresando su preocupación por este asunto. Abundan especialmente los casos de ansiedad social. Sin embargo, a pesar de que los jóvenes son más propensos a sufrirlo, esta fobia no es exclusiva de su edad. Según los expertos, cualquier persona con inseguridades puede llegar a sufrirla.

Los consejos para lidiar con este síndrome son: quitarse la mascarilla de forma progresiva, comenzando en sitios donde uno se sienta más seguro; comenzar a hacerlo primero en grupos reducidos; aprender a darse tiempo y dar las explicaciones necesarias sobre este nuevo contexto a los más pequeños, que quizá no entiendan por qué antes había que llevar mascarillas y ya no. Si el miedo se vuelve algo crónico o se sufren ataques de pánico por este motivo, lo mejor es acudir a un especialista.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente