Sánchez y Scholz redoblan la presión para impulsar nuevas interconexiones energéticas entre España y Europa

·3 min de lectura

Los mandatarios de los Gobiernos español y alemán, Pedro Sánchez y Olaf Scholz, han protagonizado una escena muy simbólica este martes. El dirigente español ha sido invitado a participar en el inicio del Consejo de Ministros alemán extraordinario de dos días que se celebra en Meseberg, un encuentro que también ha servido para analizar la propuesta germano-española de impulsar nuevas interconexiones energéticas entre la península ibérica y Europa.

Sánchez y Scholz han ratificado el apoyo a esa propuesta, de especial relevancia ante la férrea oposición del Gobierno galo de Emmanuel Macron a la recuperación del proyecto del gasoducto MidCat. Una infraestructura cuyo trazado pasa inevitablemente por los Pirineos y que París ve con recelos alegando que se tardaría demasiado tiempo en finalizar con un coste elevado.

“Agradezco esa visión compartida sobre la necesidad de acelerar esas interconexiones, pero recordemos que si esas interconexiones no se desarrollan al ritmo adecuado, en la estrategia del REPower European Union que aprobó la Comisión Europea también se trata otra posibilidad, otra interconexión entre la península ibérica e Italia”, ha recordado Sánchez del ‘plan B’ o suerte de as en la manga que se guardan ante la negativa francesa.

Scholz también se ha manifestado en esa línea. El canciller federal alemán ha ratificado su “apoyo total” a una interconexión gasística desde la península ibérica, al tiempo que ha mandado un mensaje claro en clave comunitaria alegando que la “seguridad de los suministros es parte de la seguridad nacional, alemana y europea”.

“Hay que recordar que España concentra el 30% de las capacidades de regasificación de toda Europa y no podemos utilizarlas de manera total y  completa como consecuencia de tener un cuello de botella y eso es lo que tenemos que resolver”, ha destacado el presidente del Gobierno, quien ha recordado que “los objetivos no se han cumplido” y que las interconexiones continúan “por debajo del 3%”, un compromiso adquirido por los Veintisiete.

También ha precisado que hay que solucionarlo “sea por Francia o Italia”, esgrimiendo que “España está dispuesta a ser solidaria y a responder a la llamada de nuestros queridos amigos y países hermanos como es Alemania que están sufriendo un chantaje inaceptable, que es el chantaje de Putin”.

Sánchez estaría encantado de viajar a Argelia

Otra de las claves de la comparecencia ha sido la respuesta de Sánchez a los medios sobre si tanto él como Scholz tienen previsto viajar a Argelia, después de la reciente visita de Macron en busca de nuevos acuerdos comerciales para aumentar el suministro de gas natural. Un movimiento que también ha dado Italia.

Sánchez ha reconocido que quiere ser él el que realice dicha visita. “Me encantaría ser yo el que fuera a Argelia”, ha explicado a la prensa tras la reunión en Meseberg. Esta afirmación se produce con otro importante telón de fondo, el de las heridas abiertas con el Gobierno de Argel tras el cambio de postura sobre el Sáhara Occidental y la nueva etapa de relaciones abierta con Marruecos. Un país en conflicto constante con Argelia por la causa del pueblo saharaui.

Francia se abre a examinar el MidCat

Hasta ahora la respuesta de Francia al proyecto gasístico ha sido de rechazo, sin embargo, tras la visita de Sánchez a Alemania, el Gobierno galo ha flexibilizado su postura.

A través del ministro de Economía, Bruno Le Maire, el Elíseo ha reconocido que exminará la posibilidad de concluir el MidCat porque se lo piden dos “amigos”.

“Desde el momento en que el presidente del Gobierno español y el canciller alemán lo piden, desde que los amigos lo piden, examinamos la demanda de nuestros amigos, de nuestros socios”, ha señalado.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR