Sánchez reclama a Bosnia diálogo interno y reformas para adherirse a la UE

Sarajevo, 30 jul (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, reclamó este sábado a los líderes bosnios diálogo interno que reduzcan la tensión entre las diversas comunidades del país, así como acelerar las reformas para llegar a ser miembro de la Unión Europea, una aspiración que España respalda plenamente.

Sánchez recaló en Sarajevo en la segunda etapa de su gira por cinco países de los Balcanes Occidentales que comenzó el viernes en Belgrado y que tiene como objetivo evidenciar el compromiso de España con las aspiraciones de todos ellos de integrarse en el club comunitario.

Su presencia en Sarajevo tuvo un significado especial para él ya que, como señaló en la declaración institucional junto al presidente rotatorio de Bosnia, Sefik Dzaferovic, se siente unido "personal y sentimentalmente" a este país.

Una referencia al hecho de que vivió a finales de los 90 en Sarajevo trabajando como colaborador del entonces Alto Comisionado de la ONU en Bosnia y exministro de Asuntos Exteriores español Carlos Westendorp.

Sánchez quiso dejar claro el "firme compromiso" de España con la perspectiva europea de Bosnia Herzegovina.

A su juicio, es una oportunidad para este país que la Unión Europea aborde su ampliación "con un nuevo sentido de urgencia" tras la guerra en Ucrania.

"España es un país amigo que defiende la integridad territorial de Bosnia y su perspectiva europea (...) Damos nuestro absoluto respaldo a que tenga el estatus de candidato", recalcó.

Tras confiar en que se pueda avanzar en ese objetivo el próximo otoño, se mostró convencido de que es posible llegar a acuerdos para desbloquear la situación que vive el país y que la adhesión a la UE es un objetivo compartido por el conjunto de la sociedad y de las fuerzas políticas bosnias.

ELECCIONES PARA LA NORMALIDAD

"Hay que acelerar las reformas. Hay que aprobar las leyes pendientes", pidió antes de citar en concreto la reforma electoral o la de la justicia así como a ley concursal.

En ese contexto, se refirió a las elecciones convocadas en Bosnia para expresar su deseo de que se celebren con normalidad.

Los comicios han sido convocados para el 2 de octubre en medio de tensiones por las tendencias secesionistas serbobosnias y el descontento de los croatobosnios con la elección de sus representantes en las instituciones del país.

Los ciudadanos de Bosnia Herzegovina, país de unos 3,5 millones de habitantes, elegirán a los miembros de la terna presidencial, jefatura colegiada del país integrada por un musulmán, un serbio y un croata.

Además, se elegirá el Parlamento central y las Cámaras de los entes que forman el Estado bosnio -la Federación común de musulmanes y croatas y la República Serbia-, el presidente del ente serbobosnio y los diputados de las asambleas de los diez cantones que conforman la Federación.

Sánchez dijo ser consciente del esfuerzo que supone para todos superar esta situación, del camino recorrido por cada una y de las razones que hay detrás de cada posición.

"Pero el país necesita ese acto de generosidad y de responsabilidad", recalcó el presidente, quien desveló la petición que hizo ante ello a los tres líderes de la presidencia tripartita del país: Dzaferovic, Zeljko Komsic y Milorad Dodik.

La primera de sus peticiones es reducir la tensión dejando atrás la retórica actual que consideró que no contribuye al avance.

A ello sumó evitar acciones que dividan, regresar a las instituciones, apostar por el diálogo, proponer soluciones y poner siempre las necesidades de la ciudadanía por delante de cualquier otro interés.

"NO PODEMOS RETROCEDER"

Dzaferovic agradeció el compromiso de Sánchez y su respaldo a Bosnia para conseguir cuanto antes el estatuto de candidato y asumió que deben hacer reformas.

"No podemos retroceder y debemos construir instituciones en base a los estándares europeos", dijo el presidente bosnio, antes de asegurar que sin el funcionamiento pleno de esas instituciones no es posible obtener buenos resultados.

Respecto a las relaciones bilaterales, consideró que las de carácter político son "perfectas, geniales", las económicas tienen un enorme potencial y en las culturales aspira a la apertura de un Instituto Cervantes en Bosnia.

Para Sánchez hay un legado de solidaridad de España hacia Bosnia por la tarea desarrollada por sus fuerzas armadas en las misiones de paz en este país y por la cooperación para la reconstrucción tras la guerra sufrida en los años 90.

El presidente del Gobierno comentó que quiso haber viajado a Bosnia en 2020 con motivo del 25 aniversario de la masacre de Srebrenica, donde en 1995 más de 8.000 hombres de etnia bosnia musulmana fueron asesinados a manos de fuerzas serbobosnias.

Sin embargo, explicó que la pandemia de coronavirus se lo impidió, pero aprovechó para rendir ahora homenaje a las víctimas "de ese trágico hecho".

Un homenaje que extendió a los 23 militares españoles que fallecieron en Bosnia mientras participaban en las misiones de paz en este país y a los que honrará también durante este viaje en Mostar.

Sánchez destacó igualmente el compromiso de España en la recuperación de Bosnia y que ejemplificó en la ayuda a la reconstrucción de la antigua Biblioteca Nacional de Sarajevo.

Un edificio que el presidente del Gobierno visitó junto a la alcaldesa de la ciudad, Benjamina Karic.

La antigua biblioteca fue arrasada en 1992 durante la guerra en Bosnia y, reconstruida con ayuda española, fue reabierta en 2014 y alberga al ayuntamiento de la ciudad.

José Miguel Blanco

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente