Sánchez: "O marcamos un punto de inflexión o dejaremos atrás el de no retorno"

1 / 3
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez durante su intervención en la ceremonia de apertura de la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) que arranca este lunes en Madrid bajo el lema "Tiempo de actuar". La COP25 se desarrollará hasta el 13 de diciembre en la capital española con 29.000 asistentes de 196 delegaciones, entre ellas medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno, así como los altos representantes de la UE y contará por ello con un dispositivo de seguridad con 5.000 efectivos. EFE/ Emilio Naranjo

Madrid, 2 dic (EFE).- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha afirmado que "hay que ir más lejos y hacer las cosas más rápido" en materia de emisiones ya que "o marcamos un punto de inflexión, o dejaremos atrás el punto de no retorno".

Sánchez se ha expresado así este lunes en su intervención en la ceremonia de inauguración de la cumbre del clima, COP25, que se celebra hasta el 13 de diciembre en Madrid y a la que asisten representantes de casi 200 países.

El presidente ha afirmado que "España está lista para dar un paso al frente" y va a "incrementar el ritmo de reducción de emisiones comprometido para el año 2030".

"Debemos llegar a la cumbre de Glasgow 2020 con contribuciones nacionales mucho más ambiciosas" y con estrategias a largo plazo para la descarbonización "ordenada, justa y eficiente", ha dicho.

Ha mostrado su esperanza de que la cumbre "marque un antes y un después" y convierta a Madrid en la "capital mundial en la lucha contra la emergencia climática" y del multilateralismo, que a su juicio tendrá que ser reforzado.

La capital, ha añadido, "del diálogo y la palabra" con la participación de la sociedad representada por más de 1.500 colectivos y organizaciones civiles, de cientos de empresas y de "millones de voces de una generación entera de jóvenes que se niega a callar ante la creciente degradación del planeta".

Para Sánchez, "el progreso, si no es sostenible, no se puede llamar progreso" y depende del hombre "reparar el daño causado": "Tenemos los medios y la técnica para poder hacerlo posible".

Sánchez ha subrayado que hoy en día "solo un puñado de fanáticos niegan la evidencia" del cambio climático y que, llegados a este punto, "no hay mas alternativa que actuar con hechos, con acciones".

"La batalla contra la emergencia climática -ha asegurado- requiere de coraje y determinación, solidaridad y liderazgo y, sobre todo, de hechos: pasar de las palabras a la acción".

El presidente ha advertido de que en estos momentos "está en riesgo el acuerdo de París" de 2015 sobre el clima, cuando lo que se debería hacer es "ir más lejos y hacer las cosas más rápido; o marcamos un punto de inflexión o dejaremos atrás el punto de no retorno".

"Se trata de un reto que nos afecta a todos, ya que no hay muro lo suficiente alto que proteja de esta amenaza a ningún país, por poderoso que sea, y el momento de la respuesta es ahora", ha advertido Sánchez.

Y ha asegurado que España acelerará su ritmo de emisiones para 2030 con la premisa de "no dejar a nadie atrás" para llegar a un "pacto alineado con los objetivos marcados por la Unión Europea", a "un gran acuerdo para asimilar con equidad el impacto de esta gran transformación, de esta gran transición que necesitan nuestras economías".

Para Sánchez, esta transición, "además de urgente, debe ser justa" y se debe asegurar que no haya "perdedores", "porque la derrota de unos es la derrota de otros". "La transición ecológica -ha dicho- debe ser una palanca de cambio contra la desigualdad, debe implicar justicia y equidad".

Durante su intervención, el presidente español ha felicitado en varias ocasiones a Chile por la organización de esta cumbre que se tenía que haber celebrado en el país sudamericano: "Esta COP es la COP de Chile (...). Él éxito de este encuentro será sobre todo y ante todo el éxito de Chile".

Además de Sánchez, que ha participado en calidad de anfitrión, en la ceremonia han intervenido el secretario general de la ONU, Antonio Guterres; la ministra de Medio Ambiente chilena y presidenta de la cumbre, Carolina Schmidt, y desde Chile por videoconferencia ha hablado el presidente del país, Sebastián Piñera.