Sánchez, sobre el CGPJ: "Nunca hemos estado tan cerca del acuerdo como en este momento"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (Photo: Nicolas Economou/NurPhoto via Getty Images)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (Photo: Nicolas Economou/NurPhoto via Getty Images)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (Photo: Nicolas Economou/NurPhoto via Getty Images)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirma que el acuerdo con el Partido Popular sobre el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) “está muy cerca” y que la intención es cerrarlo próximamente en una reunión con el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo.

“Nunca hemos estado tan cerca del acuerdo como en este momento”, ha recalcado Sánchez en una conversación informal con periodistas durante su gira africana que le ha llevado a Kenia y Sudáfrica.

El jefe del Ejecutivo no ha querido entrar en el detalle de las negociaciones ni cuándo puede hacerse realidad, pero considera que el hecho de que se esté tardando en conseguirlo incluso lo ha facilitado.

Los criterios de elección marcan la negociación

Sí ha admitido que lo que se está negociando son los criterios para elegir a los miembros del órgano de gobierno de los jueces, y a ello se ha remitido ante la pretensión de Podemos de que se incluya a Victoria Rosell tras formar parte en la actualidad del Gobierno como delegada del Ejecutivo contra la violencia de género.

El mandatario español ha dejado entrever que ese nombramiento no saldrá adelante precisamente por los criterios que se están pactando para designar a los integrantes del órgano pendiente de renovación. Entre esos criterios ha reconocido que se incluirá algo relativo a que los miembros del CGPJ no hayan tenido cargos políticos y también algunas cuestiones vinculadas con la Fiscalía General.

Sin vetos y abordando también la renovación del TC

Sánchez no ha querido citar a ninguna persona en concreto, pero ha insistido en que si alguien no es elegido, es porque no se ajusta a esos criterios, no porque haya un veto personal o se vaya contra nadie en concreto.

El objetivo del Gobierno insiste en que sigue siendo facilitar un acuerdo con el PP tras haberse llegado a una situación que cree que nunca debería de haberse producido pero ante la que asume que “nunca es tarde si la dicha es buena”.

En la negociación se está hablando también de la renovación del Tribunal Constitucional pero ligado a los nombramientos de magistrados que debe hacer directamente el CGPJ, ya que da por hecho que si se desbloquea una negociación, ocurrirá lo mismo con la otra.

El presidente del Gobierno y el líder del PP han estado en contacto durante la negociación a través de quienes están llevando el peso del diálogo, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y el dirigente del Partido Popular Esteban González Pons. Pero la previsión es que sean directamente Sánchez y Feijóo quienes cierren un acuerdo del que no ha querido dar más datos por discreción y para salvaguardar la recta final de las negociaciones.

Sugiere que ERC asuma que hubo delito en el ‘procés’ y apoye la reforma del delito de sedición

Por otra parte, el presidente del Gobierno también sugiere que antes de presentar un proyecto de reforma del delito de sedición, debería contar con el compromiso de ERC de que lo apoyará, a la vez que esta formación tiene que asumir que se cometieron delitos durante el procés independentista.

Sánchez mantiene la disposición que ya expresó en su discurso de investidura a rebajar las penas por delito de sedición, pero insiste en que no presentará ninguna propuesta al Parlamento que pueda ser rechazada.

Tal y como aseguró el pasado viernes, sólo presentará una propuesta de rebaja de penas para el delito de sedición si cuenta con los apoyos parlamentarios suficientes, algo que en la actualidad no tiene asegurado. Necesita mayoría absoluta para ello, y descartado el respaldo de PP, deja entrever que tendría que contar con el compromiso de ERC de que la apoyaría antes de enviarla a las Cortes.

Ante la posibilidad de que Esquerra, que ha defendido la amnistía para los condenados por el procés, muestre su disposición a apoyar la reforma, Sánchez ha insistido en que una cosa es estar dispuesto y otra que realmente se respalde. Lo que sí cree “evidente” el presidente del Gobierno es que esta formación debería asumir que se cometieron delitos durante el procés, por lo que éstos no desaparecerían sino que se rebajarían las penas.

Sánchez cree que su Gobierno, con medidas como los indultos y tratar de sacar el conflicto de la vía judicial, ha contribuido a que la situación esté cambiando. Pero no la da por solucionada porque, como ha repetido en numerosas ocasiones, cree que van a ser necesarios muchos años para ello.

El jefe del Ejecutivo sigue tendiendo la mano al Govern de Pere Aragonès tras la salida de Junts y ratifica su apuesta por la mesa de diálogo entre ambos gobiernos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR