Sánchez allana el camino con sus socios al cesar a la directora del CNI

·4 min de lectura

Madrid, 10 may (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido destituir a la directora del Centro Nacional de Inteligencia(CNI), Paz Esteban, tras la polémica por el espionaje con Pegasus, un relevo que allana el camino para seguir contando con el apoyo de sus socios y aliados y, especialmente, de ERC.

La decisión ha sido adoptada en la reunión del Consejo de Ministros en el que se ha presentado el informe del Centro Criptológico Nacional tras haber analizado los móviles de todos los ministros para detectar si había habido algún ataque más por Pegasus que los sufridos por Sánchez y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

El resultado de ese estudio pormenorizado ha certificado que también fue infectado el móvil del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que sufrió dos ataques en junio de 2021 en los que se hicieron con 400 megas y 3,6 gigas respectivamente.

También hubo un intento fallido contra el móvil del titular de Agricultura, Luis Planas.

Después de conocer ese informe el Gobierno ha acordado el relevo de la directora del CNI, aunque ha evitado vincular esa salida con los fallos de seguridad detectados o con la presión que están ejerciendo los partidos independentistas para que se asumieran responsabilidades tras desvelarse que hubo espionaje a una veintena de sus dirigentes con autorización judicial.

Robles, que ha comparecido en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo junto a la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, no ha concretado los motivos pese a la insistencia de los periodistas y ha llegado a comentar que no era una destitución, sino una "sustitución".

En esa línea, la ha justificado como una decisión para reforzar al CNI.

Se trata, ha dicho, de dar un impulso a este centro en momentos complicados, con la guerra en Ucrania, los ciberataques y nuevas amenazas híbridas, y escoger para ello a "personas preparadas y cualificadas" que aportan un plus de conocimiento.

Para sustituir a Esteban la ministra ha propuesto y Sánchez ha aceptado a quien era hasta ahora la "mano derecha" de Robles, la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, quien a su vez será sustituida en ese puesto por la actual subsecretaria del ministerio, Amparo Valcarce.

Robles ha hecho una cerrada defensa de la labor del CNI y se ha mostrado de acuerdo con la desclasificación de la documentación sobre el espionaje que están reclamando formaciones como ERC.

Ella siente que tiene la "plena confianza" del presidente del Gobierno y, frente a las peticiones de los independentistas, ha asegurado que no piensa dimitir.

Pese a que el Centro Criptológico Nacional ha terminado el análisis de los móviles de los ministros, el Gobierno sigue sin apuntar a nadie como responsable del espionaje.

Preguntada por la posibilidad de que el Ejecutivo vaya a pedir explicaciones a Marruecos ante la sospecha de que estuviera detrás del ataque, Isabel Rodríguez se ha limitado a recordar que los hechos están en manos de la Justicia y el Gobierno sólo se manifestará cuando sean constatados y fehacientes.

Sánchez irá a su próxima reunión con el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que aún está pendiente de concretarse, con la destitución de Esteban ya acordada, lo que puede facilitar que se encauce la relación con el Govern, con ERC y con otros socios parlamentarios.

Sin embargo, la portavoz del Gobierno catalán, Patricia Plaja, ha advertido de que el relevo de Esteban no es suficiente y pide desclasificar documentos.

Pero ha evitado exigir como en días anteriores la dimisión de la ministra de Defensa, algo que el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha dudado que pueda ocurrir.

Tampoco el presidente de esta formación, Oriol Junqueras, ha señalado a Robles y ha abogado por la asunción de responsabilidades y la garantía de que no volverán a suceder espionajes como el sufrido por los dirigentes independentistas.

Unidas Podemos ha rebajado también el tono de los últimos días y, más allá de la dimisión de la directora del CNI, su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, ha urgido al Gobierno a no cerrar en falso la crisis e impulsar la agenda de regeneración democrática pendiente.

En la oposición, PP, Vox y Ciudadanos entienden que el Gobierno sólo ha buscado contentar a los independentistas.

Así, el líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, ha culpado a Sánchez de "debilitar al Estado" al consumar el "esperpento" y ofrecer "la cabeza" de la directora del CNI para su supervivencia política.

Opina lo mismo el presidente de Vox, Santiago Abascal, que ha acusado a Sánchez de "criminalizar" a los encargados de la seguridad del Estado e "indultar" a quienes le atacan.

También ha salido en defensa de la directora del CNI el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, que ha criticado que el Gobierno haya "cruzado una raya" y "vendido España" al poner en entredicho a los servicios secretos y favorecer las peticiones de dimisión de ERC o de Bildu.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente