Rutte arma su gobierno paritario y con una ministra de Finanzas proeuropea

·4 min de lectura

La Haya, 3 ene (EFE).- El liberal Mark Rutte, que repetirá como primer ministro de Países Bajos, empezó hoy a reunirse con los futuros ministros de su cuarto gobierno, con una cuota histórica de mujeres, como la liberal de izquierdas Sigrid Kaag, que se encargará de Finanzas desde una visión más proeuropea que su predecesor, el conservador Wopke Hoekstra.

Rutte ha acudido al encuentro sonriente, aliviado y “muy contento” -dijo- porque empieza la última fase de formación de gobierno, que asumirá el cargo el 10 de enero en una ceremonia con el rey Guillermo Alejandro.

Las elecciones fueron en marzo, y se han sucedido las reuniones y los desencuentros hasta llegar al acuerdo de coalición que se cerró en diciembre.

El futuro Gobierno tendrá los mismos socios que durante los últimos cuatro años: el liberal de derechas VVD, el progresista D66, el democristiano CDA y Unión Cristiana (CU), una coalición que había mantenido una posición dura en cuestiones económico-financieras a nivel europeo, liderando el grupo de los frugales (Suecia, Dinamarca y Austria).

Ese nuevo Ejecutivo busca paliar problemas acumulados durante los últimos años, especialmente la grave crisis de vivienda, el cambio climático, la crisis del nitrógeno, la inversión en educación y las subvenciones para el cuidado de los hijos.

El futuro gabinete será bautizado oficialmente como Rutte IV porque es el cuarto que lidera este político de forma consecutiva desde 2010.

Los partidos involucrados han publicado la lista de los ministros que aportarán al futuro gobierno y Rutte se reúne con ellos antes de su nombramiento oficial la próxima semana, pero no se esperan cambios.

Casi la mitad del equipo ministerial de Rutte son mujeres (14 de los 29 ministros y secretarios de Estado). De los 20 ministros, 10 son mujeres, un récord histórico en términos de paridad en un gobierno neerlandés.

Los dos ministerios con más relevancia internacional los ocuparán dos caras ya conocidas. Finanzas pasará a manos de Kaag, líder de D66, un partido liberal de izquierdas que admite la importancia de la cooperación y solidaridad europea, aunque no está claro cómo afectará su visión proeuropea a la posición financiera del gobierno (hasta ahora frugal) en la UE.

Kaag, con una larga carrera como diplomática y exministra de Exteriores, será la primera mujer al frente de Finanzas en Países Bajos. Posicionó en marzo a su partido como el segundo más grande del país, por detrás del VVD de Rutte y desplazando a la ultraderecha de Geert Wilders (PVV) a tercera posición.

La política de 60 años habló de “planes ambicioso” y “grandes inversiones” en educación, clima y “una Europa fuerte”, en una entrevista con el diario Algemeen Dagblad, pero no ha definido su estrategia como futura ministra de Finanzas de la quinta economía más grande de la Eurozona. Kaag dimitió en septiembre por la lentitud en las evacuaciones de Afganistán.

La cartera de Exteriores la ocupará el hasta ahora ministro de Finanzas, Hoekstra, un político de centroderecha y líder CDA, que protagonizó varios rifirrafes con los países del sur de la UE, en especial durante las negociaciones de los fondos de recuperación por la pandemia, con su insistencia a vincularlos con la aplicación de reformas económicas.

António Costa, primer ministro de Portugal, tildó el discurso de Hoekstra como “repugnante” y le explicó que "no hay finanzas públicas sanas con economías muertas, con personas en paro y el colapso de un sistema sanitario. Eso son ficciones de los manuales neoliberales”.

Con respecto a ese incidente, Kaag mostró su temor a que los neerlandeses se conviertan en “los nuevos británicos” de la UE y consideró que Rutte había adoptado “un tono demasiado fuerte, pero también muy miope” en Europa porque “el lenguaje de un hombre rudo no sirve de mucho si sabes que vas a llegar a acuerdos de todos modos”.

Hoekstra fue el primero en reunirse con Rutte este lunes porque, además de ministro de Exteriores, será viceprimer ministro de Países Bajos.

Después llegó Dilan Yesilgöz (VVD), candidata a ministra de Justicia y Seguridad y criticada por su falta de formación en Derecho; y Franc Weerwind (D66), próximo ministro de Protección Legal.

La jornada de reuniones terminó con Robbert Dijkgraaf (D66), futuro ministro de Educación, Cultura y Ciencia; y Dennis Wiersma (VVD), de Educación Primaria y Secundaria.

El actual ministro de Sanidad, Hugo de Jonge -que ha estado al frente de la gestión de la pandemia prácticamente desde el principio- dirigirá el nuevo Ministerio de Vivienda, que buscará poner fin a la crisis de viviendas en Países Bajos.

La cartera de Sanidad, Bienestar y Deportes pasará a manos de Ernst Kuipers (D66), presidente de la junta directiva del Centro Médico Erasmus y director del Centro Nacional de Distribución de Pacientes (LCPS), que gestiona el reparto de pacientes con covid-19 por los hospitales del país.

Imane Rachidi

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente