La ruta del bakalao tiene por fin su serie: "Era mucho más que parkings, pastillas y el tunning"

·4 min de lectura
Los protagonistas de 'La Ruta'. (Photo: LAIA LLUCH)
Los protagonistas de 'La Ruta'. (Photo: LAIA LLUCH)

Los protagonistas de 'La Ruta'. (Photo: LAIA LLUCH)

“La máquina más perfecta que existe sobre la Tierra es el Ser Humano. Podéis divertiros esta noche porque lleváis toda la semana trabajando. Hoy vais a ser las personas más felices del mundo. Aquí tenéis un lugar para disfrutar, ahora llega vuestro momento. Bienvenidos al espacio exterior. Bienvenidos al futuro”.

Con esta frase daba la bienvenida Chimo Bayo a los jóvenes que se agolpaban en la discoteca Templo de Valencia en la década de los 90. Lugares como Templo, Puzzle y Barraca se convirtieron casi en Iglesias a las que ir a rendir culto al bakalao.

Mucho se ha escrito, rodado y leído sobre la Movida Madrileña pero poco o nada hay sobre el movimiento cultural que nació en Valencia entre los 80 y los 90 y que nada tiene que envidiar a lo que se vivió en la capital de España.

Atresplayer ha presentado en el Festival de San Sebastián La Ruta, serie creada por Borja Soler que se adentra en lo que fueron dos décadas de fiesta, de alcohol y drogas pero también referente de arte, música y moda y que se verá la luz el próximo 13 de noviembre.

“Como valenciano, poder ser el primero en contar esta historia desde la ficción era asumir una responsabilidad. Era una escena musical que lamentablemente desde hace años se puso el foco en la parte final de los 90. Documentándonos descubrimos una escena que era mucho más que los parkings, pastillas y el tunning, que es la imagen que se ha quedado de todo aquello”, cuenta en rueda de prensa el creador de la serie.

Para rizar el rizo, la serie va hacia atrás. Empieza en el año 1993 de forma vibrante y cada capítulo —tiene ocho— va retrocediendo en el tiempo hasta llegar al punto en el que los protagonistas se conocen, en el año 1981. Un reto que para Ricardo Gómez, uno de los protagonistas de la serie, tiene un claro secreto: “Guion, guion y guion”.

Marc, interpretado por Àlex Monner, es un Dj famoso en la noche valenciana que parece que va a emprender una nueva aventura en Ibiza. Sento (Ricardo Gómez) es un empresario revolucionario y Nuria (Elisabet Casanovas) y Toni (Claudia Salas) ponen un poco de cordura en ese loco mundo nocturno valenciano. De fondo, como un ente, se erige la figura Lucas (Guillem Barbosa) el hermano de Marc.

Los actores de 'La Ruta' en el Festival de San Sebastián. (Photo: ATRESMEDIA)
Los actores de 'La Ruta' en el Festival de San Sebastián. (Photo: ATRESMEDIA)

Los actores de 'La Ruta' en el Festival de San Sebastián. (Photo: ATRESMEDIA)

Los actores estuvieron viviendo en Valencia y comprobaron de primera mano lo que significó para los autóctonos La Ruta. En un corrillo con periodistas, Ricardo Gómez confesó que llegó “a ser desquiciante” porque desde el taxista al panadero le contaban batallitas de aquellos cuando descubrían que estaban haciendo una serie sobre esa temática.

“Todo el mundo tiene su ruta y eso es una cosa que es muy bonita y cuando se estrene la serie habrá mucha gente se sentirá muy identificada y otra que habrá vivido algo muy opuesto y que no tendrá nada que ver con su experiencia. La serie intenta abarcar muchas caras del fenómeno”, añade Gómez.

“Ha pasado el tiempo suficiente como para mirar esos años y especialmente hacia esa música desde otro lugar. Hay movimientos como La Movida que se han comido el resto. Parece que fuera de Madrid la gente no hacía nada. Era algo poco interesante. ¿En Valencia qué hacían? Escuchaban música machacona, hacían botellón. Ese mensaje cala mucho”, responde a El HuffPost en rueda de prensa Borja Soler.

Claudia Salas reconoce que ella no hubiese sido capaz de aguantar el ritmo de los ruteros de la época. Monner, sin embargo, explica que le hubiese pasado como ahora “la hubiera vivido a tope durante un tiempo y me habría aburrido seguramente”. Guillem Barbosa, actor que llega a su primer gran proyecto por la puerta grande, sí cree que él “hubiera salido hasta el final” y que se hubiese comprado un coche con un tubo de escape potente: “Lo habría disfrutado muchísimo”.

A modo de anécdota, Ricardo Gómez desvela que cuando él y Monner rodaban Vivir sin permiso soñaban con hacer un juntos una serie sobre la ruta del bakalao porque “era un fenómeno que nos gustaba mucho”. Cuatro años después se enteran de que Caballo Films estaba con este proyecto: “Nos llamamos, nos volvemos locos. Tenemos que estar ahí, ojalá que nos vean. Nos hacen casting a los dos. Podían habernos pillado a los dos, a ninguno. Y de pronto nos cogen a los dos. Imaginaos esa llamada”.

El primero de los ocho capítulos de los que consta la nueva ficción de Atresplayer tiene gancho, tiene un elenco con una química que se ve tanto dentro como fuera de la pantalla y una gran historia que contar. Aunque “está en pañales”, parece casi seguro que la serie tendrá una segunda parte ambientada en Ibiza.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR