Rusia vuelve a asaltar Azovstal tras la salida del convoy de la ONU

·2 min de lectura
Un gato, frente a los destrozos de la guerra en Mariúpol (Ucrania) mientras se evacúa a decenas de civiles de la acería de Azovstal el 6 de mayo de 2022. (Photo: Leon Klein/Anadolu Agency via Getty Images)
Un gato, frente a los destrozos de la guerra en Mariúpol (Ucrania) mientras se evacúa a decenas de civiles de la acería de Azovstal el 6 de mayo de 2022. (Photo: Leon Klein/Anadolu Agency via Getty Images)

Un gato, frente a los destrozos de la guerra en Mariúpol (Ucrania) mientras se evacúa a decenas de civiles de la acería de Azovstal el 6 de mayo de 2022. (Photo: Leon Klein/Anadolu Agency via Getty Images)

Las tropas rusas han reanudado el asalto a la planta acerera AzoVstal en la ciudad portuaria de Mariúpol (Ucrania) después de que un convoy de la ONU abandonara la región de Donetsk, según han informado fuentes ucranianas.

“Como era de esperar, tras la salida del convoy de la ONU de la región de Donetsk, los ocupantes comenzaron a asaltar Azovstal. En particular, intentaron destruir el puente, que era la puerta para la evacuación. Sin éxito”, precisó Petro Andryushchenko, asesor del alcalde de Mariúpol, en Telegram, en un mensaje recogido por la agencia Ukrinform.

En tanto, Svyatoslav Palamar (“Kalina”), subcomandante del Regimiento Azov, que defiende la instalación siderúrgica, señaló en declaraciones a Canal 24 que la situación es crítica para los militares heridos debido a la falta de medicamentos.

La situación es crítica. No hay suficientes medicamentos

“La situación es difícil, crítica. No hay suficientes medicamentos. Ya no tenemos instrumentos quirúrgicos. No hay opción de prestar atención médica cualificada”, subrayó Palamar.

El subcomandante aclaró que no iba a decir un número de muertos, pero aseguró que se trata de cientos de soldados ucranianos.

“Los heridos son unas 600 personas. Pero esta cifra aumenta cada día, al igual que el número de muertos. Ni siquiera sabemos exactamente cuántos cuerpos de soldados no hemos podido sacar de entre los escombros”, señaló.

Ni siquiera sabemos exactamente cuántos cuerpos de soldados no hemos podido sacar de entre los escombros

El ucraniano ha apuntado que también la parte rusa “tiene que recoger a sus soldados muertos”.

“Para ello es necesario un alto el fuego y que ambas partes acuerden la recogida de los cuerpos de los muertos. Ahora ya hace calor en la calle. Los cuerpos empiezan a descomponerse y a envenenar todo”, dijo Palamar.

Al mismo tiempo, no descartó que tras ser evacuados todos los civiles de Azovstal los ataques rusos se intensifiquen.

Durante la pasada noche, los defensores contaron más de 25 salidas de aviones que lanzaron bombas.

Imposible liberar Mariúpol

El asalto a la planta de Azovstal comenzó el pasado 3 de mayo y, desde entonces, las fuerzas rusas han tratado de irrumpir en su interior desde varias zonas.
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, reconoció el domingo la imposibilidad de liberar la ciudad de Mariúpol, prácticamente bajo control de las fuerzas rusas. Según Zelenski, el país “carece del armamento pesado necesario para liberar Mariúpol” en una operación militar.

Asimismo, el presidente ucraniano ha explicado que también es prácticamente imposible garantizar la salida de los militares ucranianos atrincherados en la planta metalúrgica de Azovstal y ha acusado a Rusia de bloquear los esfuerzos para su evacuación.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente