Rusia y Ucrania se acusan de bombardear una prisión que dejó 40 muertos

·2 min de lectura
© Alexander Ermochenko / Reuters

Ambas naciones se achacan la responsabilidad de un ataque a unas instalaciones que albergaba prisioneros de guerra ucranianos en la región de Donetsk. Rápidamente las fuerzas prorrusas apuntaron a Kiev de agredir con misiles de fabricación estadounidense a fin de amedrentar a sus tropas y evitar que se retiren; en contrapartida, funcionarios ucranianos señalaron a Moscú de hacerlo para ocultar su maltrato a los cautivos y esconder crímenes de guerra.

Este viernes 29 de julio un ataque a un centro de reclusión en la República Popular de Donetsk agitó las aguas entre Rusia y Ucrania, quienes se apuntan entre sí como los responsables de un hecho que arrojó 40 muertos y 130 heridos.

La cárcel estaba habitada por detenidos de guerra ucranianos, entre los que se incluían algunos miembros del batallón de Azov.

En las primeras horas de la mañana, representantes prorrusos del territorio separatista acusaron a Kiev como perpetrador del ataque en el asentamiento de Olenivka y agregaron que fue realizado con cohetes HIMARS de fabricación estadounidense.

Según citó la agencia Interfax, el líder separatista Denis Pushilin, detalló que el centro albergaba 193 personas, entre las que no figuraban milicias extranjeras.

Daniil Bezsonov, viceministro de Información de los separatistas, dijo que el objetivo ucraniano es "infundir miedo en los soldados propios para que no se entreguen".

"Es una burda provocación para meter miedo en las tropas ucranianas y evitar su rendición", insistió.

Por su parte, en Ucrania afirmaron que es un atentado pensado por Moscú para incriminar falsamente a Kiev y endosarle crímenes de guerra. El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas también recalcó que fue una maniobra para ocultar el trato a los cautivos y encubrir ejecuciones.

“Las fuerzas armadas de la Federación Rusa llevaron a cabo un bombardeo de artillería dirigido a una institución correccional donde se encontraban reclusos ucranianos”, describieron en un comunicado las FF.AA.

"Tales declaraciones sobre el presunto bombardeo de la infraestructura civil y la población por parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania son puras mentiras y provocaciones cuya responsabilidad recae en Rusia, el país agresor, el ocupante y el patrocinador del terrorismo", arremetieron.

En la misiva remarcan su respeto “a los principios y normas del derecho internacional humanitario”.

En la misma corriente, el gobierno de Kiev manifestó que Rusia ha cometido más de 10.000 posibles crímenes de guerra, algo que han negado desde Moscú alegando una difamación a sus tropas.

Además, la Justicia ucraniana anunció la apertura de una investigación preliminar sobre la muerte de los 40 prisioneros, detalló un portavoz tal indica el portal 'Ukrinform'.

En videos difundidos por un corresponsal de guerra ruso se ven restos carbonizados de algunas de las víctimas y al edificio con serios daños, como el techo destruido.

Los presuntos crímenes de guerra en territorio ucraniano son investigados coordinadamente por Estados Unidos y otros 40 países desde el 14 de julio. Rusia hará lo mismo por su cuenta por los realizados a manos del Ejército ucraniano.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente