Rusia y Ucrania se acusan de ataques alrededor de la planta nuclear de Zaporizhia

·5 min de lectura
© AFP/Ed Jones

Moscú y Kiev intercambiaron nuevas acusaciones de embestidas alrededor de la planta de energía nuclear de Zaporizhia, en el sur de Ucrania, la más grande de Europa y actualmente ocupada por las tropas rusas. La instalación es foco de preocupación internacional debido a que los combates en el área podrían desencadenar un desastre radiactivo.

Persiste la preocupación por la seguridad en la planta nuclear de Zaporizhia controlada por Rusia.

Kiev denunció este sábado 27 de agosto que las fuerzas rusas dispararon misiles y artillería desde la planta de la central atómica más grande de Europa hacia áreas controladas por Ucrania al otro lado del cercano río Dnieper.

Misiles Grad y proyectiles de artillería impactaron en las ciudades circundantes de Nikopol y Marhanets, cada una a unos 10 kilómetros de la instalación, aseguró Valentyn Reznichenko, gobernador de la región ucraniana de Dnipropetrovsk.

Energoatom, la compañía nuclear estatal de Kiev, también aseguró que las tropas de Moscú nuevamente lanzaron ataques aéreos contra los terrenos circundantes de la planta en las últimas 24 horas.

"Actualmente se está determinando el daño", informó la agencia de energía en un comunicado.

Kiev insiste en que Moscú utiliza la central de energía como escudo para almacenar armas allí y lanzar ataques a su alrededor.

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso acusó a las fuerzas ucranianas de bombardear tres veces el área, en las últimas 24 horas. La información no ha podido ser verificada de forma independiente.

"Se dispararon un total de 17 proyectiles, cuatro de los cuales alcanzaron el techo del Edificio Especial No. 1, donde se almacenan 168 ensamblajes de combustible nuclear estadounidense WestingHouse", indicó la cartera de Defensa del Kremlin.

Moscú agregó que 10 de los cohetes explotaron cerca de una instalación de almacenamiento en seco para combustible nuclear gastado y tres más cerca de un edificio que alberga combustible nuclear fresco. Sin embargo, sostuvo que la situación de radiación en la planta se mantiene en una situación normal.

Energoatom denuncia presiones de Rusia para silenciar a trabajadores de la planta nuclear

La central de energía de Zaporizhia cayó bajo control ruso el pasado marzo, días después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, lanzara la guerra contra su exaliado en la desaparecida Unión Soviética.

El personal ucraniano continúa operándola bajo la mirada de los militares rusos. En la noche del viernes 26 de agosto, Energoatom informó que los dos reactores en funcionamiento de la planta habían sido reconectados a la red y estaban suministrando electricidad nuevamente, después de que fueran desconectados por completo el jueves, a causa de incendios y bombardeos en sus inmediaciones.

El presidente ucraniano describió que el mundo estuvo a punto de presenciar un "desastre radiactivo". Sin embargo, mientras se mantengan los enfrentamientos bélicos en la zona el peligro es latente. Las autoridades comenzaron a distribuir tabletas de yodo el viernes a los residentes que viven cerca de la planta en caso de una fuga de radiación.

Se espera que una delegación del Organismo Internacional de Energía Atómica de la ONU (OIEA) visite la planta de Zaporizhia la próxima semana. No obstante, "Los rusos, preparándose para la visita del OIEA, han aumentado la presión sobre el personal de la planta nuclear de Zaporizhia, para silenciar sus testimonios sobre los crímenes de los ocupantes de la estación y su uso como base militar", sostuvo la compañía nuclear estatal de Kiev.

Londres señala que Moscú intensifica los ataques ante rumor de mayor contraofensiva ucraniana

Las agencias de inteligencia de Reino Unido que hacen un seguimiento del conflicto en suelo ucraniano aseguraron que en los últimos cinco días las tropas extranjeras han estado aumentando la furia de sus asaltos en la región del Donbass, en el este de Ucrania.

Londres apunta a que se trata de una respuesta ante el rumor de una gran contraofensiva por parte del Ejército local.

El último informe del Ministerio de Defensa británico indica que lo más probable es que los separatistas prorrusos hayan avanzado hacia el centro de la aldea de Pisky, cerca del aeropuerto de Donetsk. Sin embargo, las fuerzas rusas en general han obtenido pocas ganancias territoriales, destaca.

El gobernador de la región Donetsk, Pavlo Kyrylenko, aseguró este sábado que dos personas murieron por disparos rusos contra la ciudad de Bakhmut, un objetivo importante para las fuerzas rusas y separatistas que buscan tomar el control de las partes de la región que aún no controlan.

En otras partes del país también continúan los asaltos. Al menos una persona murió y otra resultó herida en medio de ataques rusos en la región de Mykolaiv, según informaron funcionarios del gobierno local. Esa ciudad portuaria es un importante centro de construcción naval del Mar Negro.

Rusia bloquea la adopción del texto de la ONU sobre desarme nuclear

La representación del Gobierno de Putin ante Naciones Unidas impidió el viernes la adopción de una declaración conjunta sobre un tratado de desarme nuclear, tras una conferencia de cuatro semanas.

Moscú denunció lo que dijo que eran aspectos "políticos" del texto para justificar su decisión.

El Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), que 191 países signatarios revisan cada cinco años, tiene como objetivo prevenir la propagación de armas nucleares, promover el desarme completo e incentivar la cooperación en el uso pacífico de la energía atómica.

Rusia se opuso en particular a los párrafos relativos a la planta de energía nuclear ucraniana en Zaporizhzhia, que está ocupada por el ejército ruso.

El último borrador del documento expresaba una "grave preocupación" por las actividades militares alrededor de las centrales eléctricas de Ucrania, incluida Zaporizhia, así como por la pérdida de control de las propias autoridades del país sobre dichos sitios y el impacto negativo en la seguridad.

Tras el fracaso de la conferencia, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, mostró este sábado su decepción, mediante declaraciones ofrecidas por su portavoz. El líder mundial dijo que la falta de consenso comporta una amenaza para la seguridad global .

"Si bien el secretario general acoge con beneplácito el compromiso sincero y significativo de las partes del TNP y el hecho de que la conferencia haya reconocido el Tratado como la 'piedra angular' del régimen mundial de desarme y no proliferación, lamenta que no haya podido abordar los apremiantes desafíos que se plantean".

Guterres también instó a tomar acciones urgentes para evitar el uso de armas nucleares “por accidente o por error de cálculo” e hizo un llamado a los países para que busquen "aliviar las tensiones, reducir el riesgo nuclear y eliminar la amenaza nuclear de una vez por todas".

Con Reuters, AP, EFE y medios locales