Rusia tilda de "mentira" las acusaciones de crímenes de guerra lanzadas por Ucrania

·4 min de lectura
© Gleb Garanich / Reuters

El Kremlin aseguró que Ucrania "sigue el guión" de Bucha tras las renovadas denuncias de torturas en Izium efectuadas por el presidente ucraniano Volodímir Zelenski. Además, Kiev acusó a Moscú de atacar otra planta nuclear, mientras las tropas ucranianas siguen avanzando hacia Lugansk.

Para Rusia, es una "mentira" que sus tropas hayan cometido crímenes de guerra en Izium, ciudad de la provincia de Járkiv recientemente recuperada por las fuerzas ucranianas.

En la primera respuesta pública a las denuncias ucranianas, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, consideró falsas las acusaciones y señaló que Kiev está aplicando "el mismo guión que en Bucha", en referencia al hallazgo de cadáveres de civiles en marzo pasado tras la retirada de las tropas rusas, algo que Moscú tachó de "montaje".

Peskov insistió en que Rusia "defenderá la verdad" de lo sucedido en Izium.

El intercambio de mensajes se da después de que las autoridades ucranianas informaran el descubrimiento de alrededor de 450 cadáveres en fosas comunes, en su mayoría de civiles, luego de que las tropas ucranianas retomaran el control de la zona, en el este de la provincia de Járkiv. También afirmaron haber encontrado cámaras de tortura rusas.

A raíz de esto, Zelenski comparó la situación de Izium con la de Bucha y acusó a las fuerzas rusas de tortura. "Es prematuro avanzar cifras sobre las personas que han sido enterradas ahí. Las investigaciones están aún en marcha", indicó el líder ucraniano.

Este lunes, el gobernador de Járkiv, Oleh Synehubov, informó que se han exhumado 146 cuerpos, en su mayoría de civiles, incluyendo dos niños.

"Algunos de los muertos tienen signos de una muerte violenta. Hay cuerpos con las manos atadas y rastros de tortura. También se encontró que los fallecidos tenían heridas de explosivos, metralla y arma blanca", escribió Synehubov en un mensaje enviado a través de Telegram.

La misión de derechos de la ONU en Ucrania anunció que se trasladará a la zona para verificar los hallazgos, mientras que la Unión Europea reclamó la instalación de un tribunal especial para juzgar los presuntos crímenes cometidos por las tropas rusas.

Ucrania acusa a Rusia de atacar la segunda mayor planta nuclear del país

Ucrania aseguró que Rusia lanzó bombardeos cerca de la planta de energía nuclear de Pivdennoukrainsk, la segunda más grande del país, situada en la región sureña de Mykolaiv.

Según el operador de energía atómica de Ucrania, Energoatom, un misil Iskander cayó a 300 metros de la Planta Nuclear Sur, sin causar daños en los reactores ni el personal. El ataque sí produjo un breve corte de electricidad y el apagón de una de las unidades de la central hidroeléctrica Oleksandrivska.

"Rusia pone en peligro al mundo entero. Tenemos que detenerlo antes de que sea demasiado tarde", advirtió Zelenski, a través de sus redes sociales.

Esta ofensiva se suma a la preocupación mundial por un potencial desastre nuclear, alimentado por los combates en las inmediaciones de la planta de Zaporizhia, la principal central del país, capturada por las fuerzas rusas en marzo.

Frente a esto, el ministro de Energía ucraniano, German Galushchenko, insistió en reclamar una intervención de Europa y advirtió que, de ocurrir un "invierno nuclear", entonces "el problema de los elevados precios eléctricos ya no será relevante".

"Si bien no es demasiado tarde y una catástrofe nuclear es solo una amenaza, ¡debemos detener a Rusia!", recalcó.

Las tropas ucranianas ganan terreno y avanzan hacia Lugansk

Mientras tanto, tras la contraofensiva en Járkiv, las tropas ucranianas lograron el domingo por la noche atravesar el río Orkil, tomando el control a ambas orillas. Este estratégico flujo, cercano a la provincia de Lugansk, conecta hacia el sur con el río Donets, cauce que serpentea a través del Donbass, foco de la invasión rusa.

A través de Telegram, Serhiy Gaidai, gobernador ucraniano de Lugansk, mostró su optimismo por el avance de las fuerzas de Kiev: "La desocupación no está muy lejos". No obstante, anticipó que "habrá una dura lucha por cada centímetro de tierra de Lugansk" porque el "efecto sorpresa ya no estará allí" (como en Járkiv) y "el enemigo se está preparando para la defensa".

Gaidai explicó que los soldados ucranianos recuperaron el dominio en la ciudad de Kreminna y la aldea de Bilohorivka, dos asentamientos ubicados en el acceso norte a Lysychansk, cuya caída en julio llevó a Rusia a quedarse con el poder en Lugansk.

Con la desocupación de más de 8.500 kilómetros cuadrados y 388 localidades en Járkiv, Ucrania se anotó su mayor victoria militar desde el inicio de la guerra y logró una inyección moral que llevó al presidente Volodímir Zelenski a prometer la liberación de más ciudades, incluida Yalta, en la península de Crimea anexionada por Rusia en 2014.

"Tal vez a alguien ahora le parezca que después de una serie de victorias tenemos una cierta calma. Pero esto no es una pausa. Esta es la preparación para la siguiente secuencia. Porque Ucrania debe ser libre. Toda", recalcó Zelenski, en su habitual discurso nocturno el domingo.

Con EFE y Reuters