Rusia envía un salvavidas petrolero a Maduro tras las sanciones de EEUU

Lucia Kassai y Fabiola Zerpa
Nicolás Maduro (izq) y Vladimir Putin se sonríen durante una reunión que mantuvieron el 10 de octubre de 2016 en Estambul, una imagen divulgada por la presidencia venezolana (Presidencia Venezuela/AFP/Archivos | Yoset Montes)

(Bloomberg) -- Rusia llega al rescate justo cuando la estatal petrolera venezolana PDVSA se estaba quedando sin un producto necesario para diluir su crudo y mantener el flujo de las exportaciones, como consecuencia de las sanciones impuestas por EE.UU.

Rosneft Oil Co. PJSC, la compañía con sede en Moscú controlada por el gobierno de Vladimir Putin, ha enviado los primeros cargamentos de nafta pesada a Venezuela desde que EE.UU. impuso sanciones más severas a PDVSA a fines de enero, según informes de embarque y una persona con conocimiento de la situación. El compuesto se usa para diluir el lodoso crudo venezolano y pueda así pasar a través de las tuberías hacia la costa. Sin este diluyente, el crudo se queda atascado en los campos, sin la refinación que lo convierte en petróleo.

Para el líder asediado de Venezuela, Nicolás Maduro, aliado de Putin desde hace mucho tiempo, los envíos son críticos. Lo ayudarán a frenar, al menos temporalmente, nuevas caídas en la producción de petróleo, lo que a su vez lo fortalecerá para hacer frente a la oposición que intenta derrocar a su régimen autocrático. La producción de petróleo ya se ha desplomado en dos tercios después de años de mala administración y falta de inversión. Lo poco que queda, alrededor de 1 millón de barriles por día, financia los programas de reparto de alimentos que brindan sustento a una población sumida en la profunda pobreza bajo Maduro. Sin el dinero para estos programas, el hambre crecerá, y a su vez la presión por expulsar a Maduro.

El gráfico muestra la evolución de la producción de petróleo en Venezuela, que se encuentra en mínimos desde 1940. Bloomberg. 

El apoyo ruso y chino que sostiene a Maduro

Aunque más de 50 países, entre ellos EE.UU., han reconocido al líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela, Rusia apoya el régimen de Nicolás Maduro. Rusia promete ayudar a Venezuela a evitar la intervención militar externa, dijo la vicepresidenta del Parlamento, Valentina Matvienko, a Delcy Rodríguez el fin de semana. Rusia, junto con China, ha sido un importante patrocinador de Maduro, con vínculos que se remontan a 1999 cuando su antecesor Hugo Chávez llegó al poder. PDVSA ha decidido trasladar su oficina europea de Lisboa a Moscú, dijo Rodríguez el viernes.

Dos barcos petroleros de Rosneft, Serengeti y Abliani, entregarán un millón de barriles de nafta pesada desde Europa a Venezuela en las próximas semanas, dando fin a una brecha de oferta de un mes. Los volúmenes traerán alivio, pero están lejos de resolver el problema. Antes de que se impusieran las nuevas sanciones en enero, Venezuela importaba entre 2 y 3 millones de barriles de nafta pesada cada mes.

Los cargamentos Rosneft reemplazarán las importaciones de EE.UU., que solía ser el principal proveedor del diluyente. En 2018, todas las importaciones de Venezuela procedían de la costa del golfo de EE.UU. a través de empresas comerciales, entre ellas Reliance Industries, LDC Supply Trading de Citgo Petroleum, Vitol Group y Trafigura.

La maquinaria petrolera venezolana

El crudo diluido del cinturón del Orinoco se suministrará a los mejoradores de propiedad conjunta de PDVSA y compañías como Rosneft, Chevron, Total y Equinor. Los mejoradores, que pueden procesar 630.000 barriles por día, han estado operando a un ritmo reducido desde antes de las sanciones debido a fallas mecánicas y escasez de químicos.

Los mejoradores han sentido presión por ambos lados, se han quedado sin crudo para procesar y han perdido el mercado estadounidense, principal comprador de su petróleo sintético. Los inventarios de estos grados han sido acumulados en tanques en tierra y en agua.

Después de que las ramas comerciales de Lukoil PJSC, Litasco y Trafigura, pararon toda comercialización con Venezuela tras las sanciones, Rosneft -socio de PDVSA en empresas conjuntas- se encargó de comprar cargamentos de petróleo y suministrar combustibles, según datos compilados por Bloomberg. La compañía ha prestado alrededor de US$6.500 millones a Venezuela desde 2014 a cambio de petróleo, según datos compilados por Bloomberg. PDVSA tiene una deuda pendiente de US$2.300 millones, de acuerdo con una presentación de Rosneft.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Círculo interno de Maduro viaja por el mundo comprando tiempo

Maduro saca al menos ocho toneladas de oro del Banco Central de Venezuela

Venezuela se queda sin espacio para almacenar petróleo

 

//////////

Nota Original:Maduro Gets Oil Lifeline From Russia After U.S. Sanctions Hit

Reporteros en la nota original: Lucia Kassai en Houston, lkassai@bloomberg.net;Fabiola Zerpa en Caracas Office, fzerpa@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: David Marino, dmarino4@bloomberg.net, ;David Papadopoulos, papadopoulos@bloomberg.net, Mike Jeffers

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.