Gazprom reduce aún más el flujo del gas en el Nord Stream pese a las “buenas” palabras de Rusia

·3 min de lectura
El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov (Photo: Mikhail Svetlov via Getty Images)
El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov (Photo: Mikhail Svetlov via Getty Images)

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov (Photo: Mikhail Svetlov via Getty Images)

Siempre hay un pero cuando habla Rusia. El país ha respondido este lunes a los ‘miedos’ de la UE ante un posible corte del gas al continente y ha asegurado que “no está interesada” en cerrar ese grifo porque es “un suministrador responsable”.

Así se ha manifestado el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, intentando calmar los ánimos comunitarios, que estos días debate un plan de contingencia gasística por si se interrumple del todo el suministro desde Moscú.

Pero los hechos han sido inmediatos: Gazprom, la gasística nacional, ha anunciado un nuevo recorte en el flujo del gas por el Nord Stream 1 desde este miércoles. La cantidad que circule será de 33 millones de metros cúbicos al día, apenas un 18% del total, calculado en 167 millones.

Sin embargo, el portavoz insiste en que “Rusia es un suministrador de gas responsable y no importa lo que se diga. Rusia era, es y sigue siendo un país que garantiza en gran medida la seguridad energética de Europa”. Rechaza cualquier tipo de acusación de que su país use la energía “como arma”.

No podía faltar un ‘pero’ en el discurso oficialista. Peskov ha advertido de que Rusia mantiene su papel de suministrador fiable pero “si Europa continúa su camino de imposición temeraria de restricciones y sanciones que le golpea, la situación será diferente”. Sobre la mesa de Bruselas vuelve a estar un nuevo paquete de sanciones, el séptimo, que se dirigiría contra sus reservas de oro y numerosas exportaciones.

Si Europa continúa su camino de imposición temeraria de restricciones y sanciones que le golpea, la situación será diferenteDimitri Peskov, portavoz del Gobierno ruso

Polémica por el Nord Stream... antes de otro recorte

“Repito de nuevo. Rusia no está interesado en esto”, ha subrayado, al tiempo que ha rechazado las críticas por parte del canciller de Alemania, Olaf Scholz. “Estas afirmaciones son una contradicción absoluta de la realidad y el historial de entregas”, ha lamentado, ante el temor de que el gasoducto Nord Stream sea parte de la extorsión rusa en materia energética, tras interrumpir el servicio diez días por tareas de mantenimiento.

En este sentido, Peskov ha destacado que la nueva turbina será instalada en el gasoducto Nord Stream 1 en cuanto la empresa alemana Siemens Energy entregue los documentos relevantes, según la agencia alemana de noticias DPA. “La turbina será instalada cuando sean completados los formalismos y los procesos tecnológicos, tras lo que se se retomará el envío al nivel que sea técnicamente posible”, ha zanjado.

El gigante gasístico ruso Gazprom ha anunciado una nueva reducción de los suministros por el Nord Stream, a 33 millones de metros cúbicos diarios, a partir del próximo 27 de julio, debido a la necesidad de detener otra turbina debido a su estado técnico, lo que supone solo un 18% de la capacidad de transporte, que llegaba a 167 millones.

El pasado jueves 21, Rusia reactivó el suministro a través de esta infraestructura que conecta su territorio con Europa en materia gasística, tras ese parón de diez días y cumpliendo el plazo inicialmente previsto. Sin embargo, la reactivación del servicio fue parcial, entre las sanciones y las reparaciones aún por terminar en este punto crítico.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente