Rusia ha desactivado el Nord Stream 1: Esto es lo que significa para la UE

·7 min de lectura
Rusia ha desactivado el Nord Stream 1: Esto es lo que significa para la UE

Primero, el Nord Stream 1 se cerró por mantenimiento. Ahora Rusia dice que se detiene debido a las sanciones occidentales.

Para los funcionarios de la UE, el hecho de que Rusia detenga su principal gasoducto hacia Europa es una prueba de que el Kremlin está convirtiendo el suministro de energía en un arma.

También significa que los próximos inviernos serán probablemente difíciles de gestionar para los gobiernos y para que los hogares vulnerables sobrevivan financieramente.

"En mi opinión, esta crisis durará probablemente entre tres y cuatro años, incluso si la guerra (en Ucrania) termina muy pronto, y esperemos que así sea", dijo a Euronews Paul Deane, investigador del University College Cork.

Rusia suministró el año pasado el 45% del total de las importaciones de gas de la UE, que ascendieron a unos 155.000 millones de metros cúbicos (bcm). Más de un tercio de esa cantidad -59,2 bcm- transitó por Nord Stream 1.

Moscú empezó a reducir los suministros a la UE en agosto de 2021, lo que según muchos europeos fue un intento de Rusia de hacer subir el precio y de impulsar su caso para la apertura del Nord Stream 2.

Después de que Rusia lanzara su guerra en Ucrania, los suministros a la UE se redujeron aún más al exigir Vladimir Putin que las empresas europeas pagaran en rublos. Los suministros a 12 Estados miembros se interrumpieron parcial o totalmente, en lo que se ha considerado una represalia por las sanciones.

Bruselas anunció rápidamente una serie de medidas para paliar el déficit, que van desde nuevos contratos con proveedores alternativos hasta requisitos de almacenamiento de gas para los Estados miembros y planes de reducción del uso del gas.

Estados Unidos y Noruega aumentan las entregas

Pero dada la magnitud de la dependencia del bloque del gas ruso, el corte total de Nord Stream significa ahora que "Europa está entrando en una inseguridad de gas de alto nivel", dijo a Euronews Irina Kustova, investigadora del Centro de Estudios Políticos Europeos (CEPS).

Rusia sigue suministrando a través de otros gasoductos más pequeños, pero con una capacidad reducida, y "teniendo en cuenta la situación actual, cabe esperar una interrupción casi total del suministro durante los próximos meses", añadió.

Esto significa que "es posible que se produzcan nuevas reducciones de la producción", que afectarán sobre todo a las industrias que consumen mucha energía.

La jefa de la Comisión, Ursula von der Leyen, anunció el miércoles que la cuota de Rusia en las importaciones de gas a la UE se ha reducido a sólo el 9%.

Otros países han intervenido para suministrar gas a Europa. Entre ellos, Estados Unidos, Noruega, Argelia y Azerbaiyán.

De hecho, Estados Unidos ha suministrado hasta ahora más de 40.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado (GNL), frente a los 22.000 millones de metros cúbicos que suministró a la UE el año pasado, y Noruega suministra ahora más gas que Rusia.

Esto es una buena noticia, por supuesto, pero tiene un precio.

"Hasta ahora, los actores comerciales han seguido abasteciéndose de GNL, ofreciendo también una prima al mercado asiático en la primera mitad de 2022", destacó Kustova. "Una vez más, la cuestión no es tanto la posibilidad de abastecerse de gas, sino a qué precio, que sigue siendo elevado, ya que la oferta mundial es escasa".

Incertidumbre meteorológica

Mientras tanto, se ha ordenado a los Estados miembros que llenen sus instalaciones de almacenamiento de gas al menos hasta el 80% de su capacidad para principios de noviembre, con el fin de darles la mejor oportunidad de aguantar los meses de invierno.

Hasta el miércoles, el almacenamiento común estaba lleno al 82% de su capacidad, dijo von der Leyen. Diez de los 18 Estados miembros que tienen capacidad de almacenamiento de gas ya han alcanzado el objetivo.

Sin embargo, a pesar de los nuevos contratos de suministro y el almacenamiento, la UE no está fuera de peligro para este invierno.

"El almacenamiento es importante, pero no cambia las reglas del juego, no es una tarjeta de salida de la cárcel. Es útil, pero no nos ayuda a resolver la crisis", dijo Deane.

El problema es que, si la UE sale del invierno con el almacenamiento agotado, se encontrará en la cuerda floja para la próxima temporada de calefacción y el bloque volverá a luchar por llenar el almacenamiento antes del invierno de 2023 -a partir de niveles potencialmente mucho más bajos- y se encontrará exactamente en la misma situación.

Actualmente, continuó Deane, "si miramos los números y hacemos incluso cálculos bastante simples, no podemos pasar el invierno".

Y eso sin tener en cuenta dos factores muy imprevisibles: la guerra y el clima, añadió.

Un invierno suave podría dar un respiro a la UE en materia de energía, pero uno frío causaría estragos en las finanzas de los hogares y en la capacidad de producción de las empresas.

Además, es necesario que el suministro de los proveedores alternativos siga siendo fiable durante toda la temporada de frío.

El último aspecto de la estrategia de la UE es un plan de ahorro de energía. La Comisión ha pedido a los Estados miembros que reduzcan voluntariamente su consumo de gas en un 15% durante los próximos meses, y ha instado a todos, desde los ciudadanos hasta las empresas, a reflexionar sobre su propio consumo y las formas de reducirlo.

Esto, según Deane, podría ser de gran ayuda y "sería realmente crucial para superar" los próximos tres o cuatro meses, pero hay una gran advertencia.

El almacenamiento saludable, la fiabilidad del suministro de GNL y la reducción del consumo de energía tienen que funcionar conjuntamente "para que pasemos el invierno con seguridad", pero basta con que "una o dos cosas vayan mal para amplificar y magnificar la crisis", advirtió.

Nuclear y carbón

Para que Europa salga de esta crisis energética, necesita diversificar no sólo los proveedores sino las fuentes de energía. Lo primero, como ha demostrado la Comisión, puede hacerse con bastante rapidez -aunque no necesariamente de forma barata-, pero lo segundo no siempre es tan sencillo como apretar un interruptor.

Algunos Estados miembros han anunciado, por ejemplo, que ampliarán la dependencia de las centrales de carbón o los reactores nucleares para pasar los próximos meses.

Sin embargo, "la cuota de gas en la generación de electricidad siguió aumentando" en los últimos meses, dijo Kustova, "ya que mucha presión vino de una baja producción hidroeléctrica y una menor generación eólica a lo largo del verano, así como del mantenimiento de los reactores nucleares (por ejemplo) en Francia".

Una grave sequía, considerada la peor que ha sufrido Europa en 500 años, provocó un descenso de la producción hidroeléctrica, mientras que las repetidas e intensas olas de calor obligaron a cerrar los reactores nucleares por motivos medioambientales.

Depender del carbón tampoco es un plan a largo plazo, ya que el bloque pretende eliminarlo por completo para alcanzar su objetivo de neutralidad de carbono en 2050.

Las energías renovables en el punto de mira

Las energías renovables se promocionan ahora no sólo como un medio para conseguir la neutralidad del carbono, sino también la independencia energética, y von der Leyen dijo el miércoles que el bloque "desplegará este año energías renovables equivalentes a unos 8.000 millones de metros cúbicos".

Pero sustituir totalmente el gas por las renovables llevará más de unos meses.

"Muchas de las conversaciones que escuchamos en este momento son sobre las renovables y sobre el hidrógeno y la eficiencia energética y las bombas de calor de fuente de aire, pero eso es el futuro. El problema no es el futuro, el problema es el presente", dijo Deane.

El Sr. Deane estimó que "en términos realistas, se necesitarán entre 5 y 10 años" para aumentar las energías renovables y el hidrógeno hasta un nivel lo suficientemente alto como para hacer mella en el consumo de gas del continente, y que "probablemente se necesitará una o dos décadas para abandonar por completo el gas natural y los combustibles fósiles en Europa".