Rusia defiende que los miembros del Batallón Azov merecen una "muerte humillante" por ahorcamiento

·3 min de lectura
El actual embajador ruso, ante una escultura de Putin (Photo: Aaron Chown - PA Images via Getty Images)
El actual embajador ruso, ante una escultura de Putin (Photo: Aaron Chown - PA Images via Getty Images)

El actual embajador ruso, ante una escultura de Putin (Photo: Aaron Chown - PA Images via Getty Images)

La Embajada rusa en Reino Unido defiende que los miembros del ultraderechista Batallón Azov de Ucrania merecen una “muerte humillante” por ahorcamiento. Así lo afirman en un mensaje publicado en Twitter después de la muerte de más de 50 prisioneros de guerra el viernes en un bombardeo sobre una prisión en Olenivka, Donetsk, del que se acusan mutuamente Kiev y Moscú, como recoge Europa Press

“Los milicianos del Azov merecen la ejecución, pero no un pelotón de fusilamiento, sino un ahorcamiento porque no son auténticos soldados. Merecen una muerte humillante”, ha publicado la delegación diplomática de Putin en Londres, un mensaje que la propia red social ha bloqueado preventivamente, impidiendo su vista previa por “incitación al odio”.

La diplomacia rusa no pasa por sus momentos más tranquilos, vistos los últimos acontecimientos. Horas antes, la delegación en España publicaba un polémico vídeo turístico de su país promocionando las “mujeres bonitas” y la “energía barata” que ofrece Rusia como activos para visitarlo.

La respuesta de Ucrania

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano, Oleg Nikolenko, ha mencionado el tuit y ha apelado a “leer esto cuando dicen que Rusia no debe ser aislada”. “No hay ninguna diferencia entre diplomáticos rusos pidiendo la ejecución de prisioneros de guerra ucranianos y tropas rusas haciéndolo en Olenivka. Todos son cómplices en estos crímenes de guerra y deben rendir cuentas”, ha argumentado.

Mientras, el Batallón Azov ha informado de que está comprobando el listado de fallecidos en Olenivka publicado por Rusia, ya que serían supervivientes del asedio ruso a la planta industrial Azovstal, en Mariúpol, último reducto de la resistencia ucraniana a la invasión rusa en esta ciudad. Kiev asegura que el ataque fue obra del grupo privado de seguridad ruso Wagner.

Rusia ha acusado inmediatamente a Ucrania del bombardeo sobre la antigua colonia correccional de Olenivka y ha denunciado la muerte de los combatientes ucranianos. Kiev ha desmentido esta acusación y ha responsabilizado a Moscú de este ataque para “ocultar crímenes de guerra, desacreditar a las Fuerzas Armadas de Ucrania e impedir el suministro de armamento” occidental.

Ucrania ha pedido además a la ONU y al Comité Internacional de la Cruz Roja que investigue este “atentado terrorista” y envíe una misión de inspección a la zona. Además, ha pedido la designación de Rusia como país patrocinador del terrorismo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente