Rusia dice que la decisión de la Liga Árabe de invitar a la CNFORS legaliza la entrega de armas a terroristas

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Exteriores de Rusia ha advertido este jueves a la Liga Árabe que su decisión de invitar a la Coalición Nacional de Fuerzas Opositoras y de la Revolución Siria (CNFORS) para que ocupe el lugar del Gobierno sirio en la organización regional legalizará la entrega de armas a militantes y terroristas dentro del país árabe.

"Considerando que la fuerza con mayor potencial de fuego que se enfrenta al Ejército regular es el Frente al Nusra, un grupo terrorista, es fácil ver quién se convertirá en el usuario final de esa asistencia", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Alexander Lukashevich.

El Frente al Nusra --incluido por Washington en su lista de organizaciones terroristas-- nació en 2011, al calor de las protestas contra el presidente sirio y se manifestó por primera vez el 23 de enero de 2012 a través de un comunicado del que entonces era su líder, Abu Mohamed al Julani, en el que hizo un llamamiento a la "guerra santa" contra el Gobierno sirio.

Por último, Lukashevich ha afirmado que aún existe la posibilidad de abrir un diálogo entre el Gobierno y la oposición, según ha informado la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

Este mismo martes, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, ha anunciado que tanto su país como Reino Unido van a pedir que se adelante la prevista reunión de la Unión Europea dedicada al posible levantamiento del embargo de armas a Siria y ha advertido de que de no alcanzarse una unanimidad, ambos Gobiernos van a entregar armas a los rebeldes por propia iniciativa.

"Debemos actuar muy rápidamente", ha declarado Fabius a la emisora de radio France Info. "Los europeos se supone que estudiarán esta cuestión en las próximas semanas, pero vamos a pedir, junto con Reino Unido, que se adelante a reunión", probablemente para finales de marzo, ha agregado.

Siria fue expulsada de la Liga Árabe en noviembre de 2011, ocho meses después del comienzo de las movilizaciones contra el Gobierno de Al Assad, que finalmente han degenerado en una guerra civil abierta.

La decisión del organismo fue duramente criticada por Damasco, que anunció su rechazo a toda participación del organismo en un proceso político de resolución de la crisis debido a su posición "sesgada" hacia el mismo.

Asimismo, la Liga Árabe acordó que cada uno de sus miembros pueda "ofrecer todo tipo de ayuda de autodefensa, incluida militar, para respaldar la resistencia del pueblo sirio y del Ejército Libre Sirio", la principal facción rebelde. Este permiso marca un punto de inflexión en la postura del bloque, que hasta ahora sólo había apoyado la colaboración diplomática y humanitaria.

Qatar ha liderado desde hace meses los esfuerzos para contribuir a la lucha de los rebeldes opositores. Enfrente, ha tenido a Líbano, Irak y Argelia, que se han negado a secundar las partes del documento final relacionadas con el conflicto sirio.

El Gobierno sirio denunció en noviembre de 2011 la decisión de la Liga Árabe de suspenderle temporalmente del organismo, ya que una decisión de ese tipo debía ser tomada por unanimidad. Sin embargo, Siria, Yemen y Líbano votaron en contra, mientras que Irak se abstuvo.

Naciones Unidas calcula que desde marzo de 2011, cuando comenzó el levantamiento popular contra el Gobierno de Bashar al Assad, unas 70.000 personas han muerto a causa de los combates entre las fuerzas gubernamentales y rebeldes.

El Gobierno atribuye gran parte de las víctimas a los grupos terroristas que actúan en el país árabe --según ha denunciado insistentemente-- con la financiación y el apoyo material de Arabia Saudí, Qatar y Turquía, entre otros.