Rusia consigue el apoyo de China y Uzbekistán en la cumbre de la OCS

·2 min de lectura
Rusia consigue el apoyo de China y Uzbekistán en la cumbre de la OCS

En medio de la invasión de Ucrania, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, reúne apoyos en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái en Uzbekistán, entre ellos, el de su aliado clave, China.

Aunque en su comunicado de prensa tras la reunión, China no mencionó específicamente a Ucrania, este prometía que el presidente, Xi-Jinping, ofrecería un "fuerte apoyo" a los "intereses fundamentales" de Rusia. Del mismo modo que también defendió su soberanía nacional y la reivindicación del Partido Comunista sobre Taiwán, por la que está dispuesto a ir a la guerra.

Rusia y Uzbekistán

Dmitry Azarov/Sputnik
El presidente ruso Vladimir Putin, a la izquierda, entrega al presidente uzbeko Shavkat Mirziyoyev la Orden de Alejandro Nevsky durante una reunión al margen de la OCS - Dmitry Azarov/Sputnik

Rusia también ha encontrado apoyo en los países de Asia Central. Putin y el líder uzbeco, firmaron en su reunión una declaración para crear una asociación estratégica integral entre ambos países, con el objetivo de aumentar la participación de las monedas nacionales en los acuerdos bilaterales

Bielorrusia agradece el apoyo de China

Rusia no es el único que necesita el apoyo de China. Bielorrusia ha sido castigada por las sanciones internacionales debido a su apoyo a la invasión de Ucrania y por la fuerte represión postelectoral en 2020.

Por ello, el líder bielorruso, Alexander Lukashenko, ha agradecido en su discurso el apoyo de China en los "momentos difíciles".

Conflicto en Nagorno-Karabaj

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, se reunió con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan; para tratar el conflicto en la región de Nagorno-Karabaj. Uno de los objetivos de esta cumbre es garantizar que las tensiones en la zona disputada entre Azerbaiyan y Armenia no se agraven más.

Con la guerra de Ucrania en marcha, ninguno de los dos principales aliados de ambos países, Rusia y Turquía, parece interesado en que el conflicto avance.