Rusia avanza en Donetsk y causa al menos ocho muertos en un ataque contra una parada de autobús

·6 min de lectura
Milicianos de la autoproclamada República Popular de Donetsk en la ciudad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania. (Photo: EUROPA PRESS/Maximilian Clarke / Zuma Press / ContactoPhoto)
Milicianos de la autoproclamada República Popular de Donetsk en la ciudad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania. (Photo: EUROPA PRESS/Maximilian Clarke / Zuma Press / ContactoPhoto)

Milicianos de la autoproclamada República Popular de Donetsk en la ciudad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania. (Photo: EUROPA PRESS/Maximilian Clarke / Zuma Press / ContactoPhoto)

El Ejército ruso ha asegurado este jueves haber logrado avances territoriales en el Donbás, aunque a costa de la muerte de ocho personas en un ataque contra una parada de autobús. Mientras, cinco civiles también han perdido la vida en un ataque ucraniano en el centro de Donetsk.

Después de varias semanas de tensa calma, los combates se han intensificado en las afueras de la capital de Donetsk, pero también en el eje de Bajmut-Soledar que conduce a los principales bastiones ucranianos, objetivo número uno de la tercera fase de la campaña militar rusa.

Mientras, la evacuación de la población en las áreas de Donetsk bajo control de Kiev, ordenada el pasado domingo por el presidente, Volodímir Zelenski, va mucho más lenta de lo previsto.

Daños colaterales en el Donbás

Al menos ocho personas han muerto y cuatro han resultado heridas, entre ellos tres niños en el ataque perpetrado por fuerzas rusas contra una parada de autobús en la localidad de Toretsk, cerca de Górlovka (Donetsk).

Según ha informado Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar de Donetsk, el ataque artillero ha tenido lugar a las 11.00, cuando en ese lugar había “una aglomeración” de personas.

Entre los heridos se encuentra también un sacerdote de una iglesia cercana, que ha resultado asimismo dañada junto con otros edificios residenciales aledaños.

La autoridad regional de Donetsk había informado previamente de ocho ataques en las poblaciones de Bajmut, Marinka y Shevchenko, en los que habrían muerto tres civiles.

A su vez, la autoproclamada república separatista de Donetsk ha denunciado que un bombardeo ucraniano había dejado cinco muertos en el centro de la ciudad, capital de la cuenca hullera del Donbás.

Las autoridades separatistas acusan al Ejército ucraniano de atacar indiscriminadamente la ciudad, bajo control prorruso desde la sublevación armada de 2014.

Avances rusos en Donetsk

Mientras, en el campo de batalla los rusos han asegurado haber cosechado ganancias territoriales en varias localidades de Donetsk, donde tres brigadas ucranianas habrían perdido “la capacidad de combate y sufrido grandes pérdidas”, por lo que “abandonaron sus posiciones”.

Se trata de Bajmut, eje de comunicaciones crucial para avanzar hacia los bastiones de Sloviansk y Kramatorsk, y de la localidad de Soledar. El objetivo de las tropas rusas y las milicias separatistas es atacar Bajmut desde el norte.

Después de semanas de intensos bombardeos, según Moscú, los ucranianos también habrían abandonado sus posiciones en Avdiivka, primera línea de defensa en las afueras de Donetsk.

En cambio, según el Estado Mayor ucraniano y el estadounidense Instituto de Estudio de la Guerra (ISW), los ataques frontales contra Avdiivka han sido por ahora infructuosos, al igual que en Pisky.

Amnistía Internacional critica a Ucrania

En línea con las acusaciones rusas, Amnistía Internacional (AI) ha denunciado que las tropas ucranianas violan las leyes de la guerra al establecer bases militares en zonas residenciales y lanzar ataques desde áreas habitadas por civiles.

“Las fuerzas ucranianas ponen a la población civil en situaciones de riesgo al establecer bases y operar sistemas de armas en zonas habitadas por civiles, incluso en escuelas y hospitales, para repeler la invasión rusa que comenzó en febrero”, señala el comunicado de la ONG.

Los ataques rusos resultantes en zonas pobladas han causado la muerte de civiles y destruido infraestructura civil. “Estar en una posición defensiva no exime a las fuerzas armadas ucranianas de respetar el derecho internacional humanitario”, arguye.

Tanto la Presidencia como los Ministerios de Exteriores y de Defensa de Ucrania ha rechazado categóricamente las críticas de AI, que han considerado fuera de lugar.

“El único motivo por el que cientos de miles de nuestros ciudadanos aún están vivos, aunque podrían no estarlo, y millones aún tienen casa, aunque la podían haber perdido, es la heroica entrega del Ejército ucraniano”, ha respondido Oleksyi Réznikov, ministro de Defensa ucraniano.

Y ha condenado el informe de AI por intentar desacreditar al Ejército ucraniano, comparar la autodefensa ucraniana con la agresión rusa y poner en duda el derecho de los ucranianos a resistirse a los crímenes rusos y defender su hogar.

“Los rusos ya han usado toda clase de armamento, menos el nuclear, contra la población civil. Los rusos perpetran asesinatos masivos de soldados, violan a mujeres y niños, mutilan, roban, aniquilan todo lo vivo. Los rusos cometen genocidio contra el pueblo ucraniano”, ha afirmado.

Evacuación con cuentagotas

En cuanto a la evacuación de Donetsk, según las autoridades, este miércoles 821 civiles habían abandonado el territorio. “Los días 1 y 2 de agosto consiguieron salir de Donetsk 821 personas, incluidos 185 niños y 49 personas con movilidad reducida”, ha anunciado la viceprimera ministra, Iryna Vereshchuck.

Estos ciudadanos fueron evacuados principalmente a regiones del centro de Ucrania, como Kirovohrad, Poltava, Zhytomyr, Rivne y Vinnytsia, ha agregado. Las autoridades en Kiev calculan que sólo deben permanecer en Donetsk un total de 235.000 personas relacionadas con la defensa y el mantenimiento de las infraestructuras más básicas.

Vereshchuk ha pronosticado además que en los próximos meses abandonarán las zonas donde hay combates, en el este y sur del país, por lo menos medio millón de personas en busca de seguridad.

Una guerra con un perdedor

El expresidente ucraniano, Leonid Kuchma, ha advertido a Occidente que el actual conflicto no puede concluir sin que uno de los bandos salga perdiendo después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, haya traído tanto “dolor, destrucción y horror” a los ucranianos.

“En los conflictos del actual mundo civilizado habitualmente se intenta encontrar una solución win-win, un resultado aceptable, en el que, de alguna manera, ganan todos. Este no es el caso (...). Han sido asesinados cientos de niños. No sé como después de esto se puede encontrar un compromiso. La tensión es tal que en esta guerra sólo puede haber un ganador. Y creo que seremos nosotros”, ha señalado en una entrevista con la BBC.

Además, ha considerado que para Kiev es “inadmisible” renunciar a su territorio o que sus ciudadanos vivan bajo la ocupación. “No hay que esperar que Putin morirá en cualquier momento. Que las sanciones acabarán matando a Rusia. Que los rusos de repente maduren y salgan a las calles en protestas pacifistas. No habrá nada de eso. Ucrania debe combatir y decidirlo todo en el campo de batalla”, ha añadido.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente