Rusia asegura tener ya controlados los incendios en la región de Riazán

·2 min de lectura

Los incendios en la región rusa de Riazán ya están controlados. Desde principios de agosto, los bomberos y equipos de rescate trabajan sin parar en esta zona, situada a unos 180 kilómetros de Moscú, donde cerca de 20.000 hectáreas han ardido por los incendios forestales.

El humo de los incendios en Riazán llegó también a la capital rusa, donde desde la pasada semana ha aumentado el nivel de concentración de partículas nocivas en el aire. Por ese motivo, las autoridades sanitarias recomendaron algunos días a los moscovitas que se abstuvieran de practicar deporte al aire libre.

Según fuentes ministeriales, 17 aviones participaron en la extinción de las llamas y cerca de unas 24.000 toneladas de agua ya han sido vertidas sobre las áreas de estos desastres naturales. Pese a la fuerza de los incendios, eso sí, ninguna zona poblada ha sido afectada.

Las altas temperaturas y el fuerte viento han dificultado las operaciones de los servicios especiales, pero los incendios ya han sido localizados y su propagación controlada, informó el viceprimer ministro de Rusia Dmitry Grigorenko.

Los meteorólogos esperan ahora que la niebla tóxica que sobrevuela la región de Moscú mejore el lunes y la situación vuelva a la normalidad progresivamente. Todo ello enuno de los agostos más calurosos que se recuerdan en la capital, donde las temperaturas llegaban el sábado hasta los 32 grados, ocho grados más de lo habitual para esta época del año.

Según los pronósticos, las temperaturas en Moscú comenzarán a bajar bruscamente a mediados de la próxima semana.

Esta semana el presidente de Rusia, Vladímir Putin, confirmaba que la situación respecto a los incendios forestales en el país era "difícil", si bien recordaba también que en la actualidad la superficie consumida por el fuego es 2,8 veces menor que el año pasado.