Rusia apoya a Damasco, acusada por Occidente de presunto ataque químico

Por Omar HAJ KADOUR con Rana MOUSSAOUI en Beirut
1 / 4
Entierro de víctimas del ataque sobre la localidad siria de Jan Sheijun, el 5 de abril de 2017. El ministro de Exteriores sirio afirmó que el ejército "no ha utilizado ni utilizará jamás" armas químicas contra su propio pueblo

Rusia se mantuvo firme este miércoles al lado de Damasco frente a las acusaciones de que el régimen sirio está detrás del presunto ataque químico que la víspera dejó decenas de civiles muertos en el noroeste del país, denunciando como "inaceptable" la resolución que varios países occidentales intentan impulsar en la ONU.

El balance tras el ataque "inhumano" -en palabras del secretario general de la ONU, Antonio Guterres- se elevaba a 72 civiles muertos, entre ellos 20 niños, y más de 160 heridos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). La oenegé ha advertido de que "el número aún podría aumentar porque hay personas desaparecidas".

En Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU inició una reunión para discutir un proyecto de resolución impulsado por EEUU, Gran Bretaña y Francia para condenar el ataque y pedir una investigación completa y rápida por parte de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, fustigó a Rusia por fracasar en controlar a su aliado sirio. "¿Cuántos niños más tienen que morir antes de que Rusia actúe?", dijo Haley durante la reunión del Consejo.

"Si Rusia tiene en Siria la influencia que dice tener, necesitamos ver que haga uso de ella. Necesitamos ver que pongan fin a estos actos horribles", dijo Haley, quien se puso de pie para mostrar dos fotografías de víctimas del ataque en el pueblo de Jan Sjeijun. "Miren estas fotos", pidió.

Pero Rusia ya adelantó que el proyecto de resolución le parece "inaceptable" y se mantuvo al lado de su aliado sirio, a quien ayuda militarmente desde 2015. "Su defecto es anticipar los resultados de la investigación y señalar a los culpables", dijo la portavoz del ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova.

El presidente de EEUU, Donald Trump, denunció este miércoles como una "afrenta a la humanidad" el supuesto ataque químico y advirtió de que "no puede ser tolerado".

"En mi opinión, han cruzado varios límites... Cuando matas niños inocentes, bebés... Eso es cruzar muchos, muchos límites, mucho más allá de apenas una línea roja", dijo Trump durante una conferencia de prensa conjunta con el rey Abdalá II de Jordania.

"Su muerte es una afrenta a la humanidad. Esos actos de odio por el régimen de (Bashar al) Asad no pueden ser tolerados", agregó el mandatario, sin dar detalles de qué acciones podría llevar a cabo EEUU.

En una clara alerta sobre el cambio de tono de su Gobierno, Trump dijo que su actitud respecto a Siria y Al Asad ha cambiado. "Ahora estamos hablando de otro nivel, completamente diferente".

El presidente de Francia, Francois Hollande, exigió que se adopten "sanciones" contra el régimen. Hollande ya había calificado el ataque como "un crimen de guerra". Guterres, también usó el término "crimen de guerra" para referirse al ataque.

Por su parte, Irán condenó "cualquier utilización de armas químicas" en Siria, pero sugirió que el presunto ataque químico ocurrido el martes probablemente está relacionado con "grupos terroristas".

- Agentes neurotóxicos -

La composición exacta de las sustancias no fue especificada, pero la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) habló de "un agente neurotóxico como el gas sarín"

Las víctimas empezaron a sufrir convulsiones cuando se encontraban en sus casas o en la calle en el momento del bombardeo, ocurrido el martes hacia las 07H00 (04H00 GMT) en Jan Sheijun, pequeña localidad de la provincia rebelde de Idlib, en el noroeste del país.

Este anuncio confirma lo constatado por los médicos en el terreno, que aseguraron que los síntomas de los pacientes son similares a los producidos por un ataque químico: pupilas dilatadas, convulsiones y espuma saliendo de la boca.

El OSDH dijo que este es el segundo "ataque químico" más mortífero desde el inicio del conflicto sirio, después de que una ofensiva con gas sarin dejó 1.400 muertos a las afueras de Damasco.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este miércoles que hay "signos compatibles con una exposición (...) a agentes neurotóxicos".

El miércoles, el ejército ruso disculpó en parte al régimen de Damasco aludiendo a informaciones "enteramente fiables y objetivas", según las cuales la aviación siria había bombardeado un "almacén" de rebeldes donde había "sustancias tóxicas", y al explotar el depósito éstas se habrían diseminado en la zona.

El martes por la noche, el Ejército sirio había desmentido "categóricamente" las acusaciones en su contra. El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, dijo: "Todas las pruebas que he visto sugieren que fue el régimen de Al Asad... usando armas ilegales contra su propio pueblo".

- 'Espectador' -

La oposición siria criticó este miércoles las últimas declaraciones de Washington, entibiando su postura hacia Bashar al Asad.

"Hasta ahora, esta administración (estadounidense) no ha hecho nada y ha adoptado una actitud de espectadora, haciendo declaraciones que dan al régimen la oportunidad de cometer más crímenes", afirmó el vicepresidente de la Coalición Nacional Siria, Abdelhakim Bashar.

Se refería a declaraciones como las del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, quien afirmó la semana pasada que la suerte de Al Asad debía ser decidida por "el pueblo sirio", o de la embajadora norteamericana ante la ONU, Nikki Haley, quien adujo que la prioridad de Washington ya no era la salida del poder del presidente sirio, sino la lucha contra el yihadismo.

Lo ocurrido amenaza con lastrar aún más la tregua en vigor en Siria desde el 30 de diciembre de 2016, que ya ha sido violada cotidianamente por los bombardeos del régimen en varios bastiones rebeldes y combates entre los insurgentes.

El martes, la exfilial de Al Qaida y grupos rebeldes que controlan la zona prometieron vengar a las decenas de víctimas del ataque.

La oposición siria ha advertido que el ataque pone en entredicho las negociaciones de paz auspiciadas por la ONU en Ginebra, que de momento no han dado frutos.

"Si la ONU es incapaz de impedir que el régimen cometa tales crímenes, ¿cómo va a conseguir un proceso político de cara a una transición", dijo a la AFP Mohamad Sabra, negociador jefe de la oposición.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines