Rusia advierte que las sanciones provocarían "un conflicto civil a gran escala" en Birmania

·1 min de lectura
Un grupo de soldados birmanos patrulla por una calle de Rangún el 2 de abril de 2021

Rusia rechazó este martes la aplicación de sanciones contra la junta militar birmana, al considerar que son inútiles y provocarían un "conflicto a gran escala" en este país, escenario de una sangrienta represión.

"En el contexto de la situación actual en Birmania, la evolución hacia amenazas y presiones, incluido el uso de sanciones contra las autoridades actuales, es inútil y extremadamente peligrosa", afirmó el Ministerio de Asuntos Exteriores, citado por la agencia de noticias Interfax.

"Estas medidas coercitivas arbitrarias son contraproducentes y tienen un efecto desestabilizador en el sistema de relaciones internacionales", continuó el ministerio ruso.

Al considerar que las sanciones "empujarían al pueblo birmano hacia un conflicto civil a gran escala", Rusia también anunció su intención de continuar por el momento su cooperación militar con la junta.

"Nos guía la tarea de garantizar la continuidad de la cooperación multiforme ruso-birmana, incluso a nivel militar", dijo el Ministerio, asegurando al mismo tiempo "sigue de cerca y analiza los acontecimientos actuales" y lo "tendrá en cuenta" para su futura cooperación.

China también había rechazado la semana pasada la aplicación de sanciones contra los militares birmanos que derrocaron y detuvieron a la dirigente civil Aung San Suu Kyi.

Más de 550 civiles han muerto a manos de las fuerzas de seguridad desde el golpe de Estado del 1 de febrero, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP).

Aunque el Kremlin ha expresado su preocupación por el creciente número de víctimas civiles a finales de marzo, Rusia ha enviado al mismo tiempo un viceministro ruso de Defensa a Birmania, calificada en esta ocasión de "aliado fiable" con quien Moscú quiere "profundizar" la cooperación militar.

pop/alf/pz/mis/zm