A Rusia se le acumulan los frentes dentro y fuera del campo de batalla

·3 min de lectura
Mujer ucraniana delante de su casa destruida por Rusia. (Photo: via Associated Press)
Mujer ucraniana delante de su casa destruida por Rusia. (Photo: via Associated Press)

Mujer ucraniana delante de su casa destruida por Rusia. (Photo: via Associated Press)

Diario de guerra, día 98. La invasión se acerca a los 100 días y las tropas rusas avanzan en Lugansk obligando a Ucrania a replegarse entre denuncias de faltas de armas a Occidente.

Para solucionar esta situación, EEUU da un paso más y se involucra cada vez más en la guerra aunque siempre descartando que quiera crear un conflicto entre la OTAN y Rusia. Por ello, Joe Biden ha decidido enviar sistemas de lanzamiento de misiles avanzados para equilibrar el conflicto.

Eso sí, con una condición. Washington ha pedido a Kiev que no los utilicen para atacar suelo ruso y así se lo han garantizado. Aún así, desde Rusia ven esta posición elevar el conflicto y ve un riesgo de un choque directo.

Rusia consolida su avance en Severodonestk

Las tropas rusas ya controlan el 70% de la población e incluso han obligado a soldados ucranianos a retirarse de sus posiciones y reubicarse para seguir luchando en otras partes más ventajosas y dentro de la ciudad.

Mientras Ucrania se encuentra en una situación “muy difícil” en el Donbás, los contraataques ucranianos de los últimos días “tienen cierto éxito” en la región de Zaporiyia y también en la de Jersón, ocupadas ambas en gran parte por Rusia.

Rusia no se fía

Pese a que Ucrania ha descartado que usará los misiles sofisticados procedentes de EEUU contra territorio ruso, el Kremlin duda. Incluso ya son capaces de pronosticar cómo los van a usar.

El jefe del Centro Nacional de Mando de la Defensa de Rusia ha afirmado que los ataques se efectuarán desde la ciudad de Shostka, en la región septentrional de Sumy, adonde el armamento norteamericano arribará “en breve”.

Y ya empieza a reconocer los daños del veto al petróleo

El Kremlin en un principio pensaba que no, pero al final ha reconocido que el embargo al petróleo por parte de Europa, aunque sea parcial, tendrá consecuencias. Con la salvación de que ha mencionado que será “en todo el mundo”.

“Estas sanciones, desde luego, afectarán a todo el continente, a los europeos y a nosotros... y a todo el mercado energético mundial”.

Sin dar cifras económicas, los cálculos desde Bruselas son que al menos Rusia dejará de ingresar 800 millones de euros al día. Pese al corte de suministro con Europa, Moscú mantiene otros mercados muy potentes como el chino que recibe el 31% de los barriles exportados.

La OTAN mueve ficha

Se acerca la cumbre de la OTAN en Madrid al final del mes y los aliados quieren incluir a Suecia y Finlandia en el grupo. Sin embargo, Turquía se mantiene en su posición y no cede en su negativa.

Por ello, el propio jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado que reunitá a los altos funcionarios de los tres países en el cuartel general ubicado en Bruselas para encontrar un entendimiento.

Dinamarca se aleja de la neutralidad

La invasión a Ucrania ha provocado que países históricamente neutrales o sin atención en la defensa hayan cambiado de postura.

El último en sumarse ha sido Dinamarca que ha votado en referendum sumarse a la política de defensa de la UE.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente