¿De dónde sale el rumor de que Boris Johnson dimitirá en 6 meses por secuelas del coronavirus?

Javier Taeño
·4 min de lectura

Aunque apenas lleva un año como primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson se ha tenido que enfrentar a varios retos importantes al frente del país. El primero de todos, como es lógico, es el Brexit, que desde que se produjo el referéndum en 2016 ha copado conversaciones y debates en el país. Pero también ha cobrado mucha importancia la crisis sanitaria por el coronavirus, ya que Reino Unido ha sido uno de los países más afectados del mundo con cientos de miles de contagios.

La pandemia ha tenido mucho impacto en todos los sectores y ha derivado en una crisis económica que se ha traducido en una caída del PIB del 20,4%. Además de esta delicada situación, el político conservador también se ha tenido que enfrentar a sus problemas de salud, ya que resultó contagiado por coronavirus. Una condición que podría provocar su marcha del Gobierno en medio año. Y aunque él mismo ya se ha encargado de desmentir el rumor, lo cierto es que la duda persiste.

Boris Johnson tras recuperarse del coronavirus. (Photo by Matthew Horwood/PA Images via Getty Images)
Boris Johnson tras recuperarse del coronavirus. (Photo by Matthew Horwood/PA Images via Getty Images)

A finales del mes de marzo Downing Street informó que Johnson se había contagiado y su situación empeoró unos días después, obligando a que el primer ministro ingresara en cuidados intensivos. Su condición fue tan precaria que incluso se llegó a diseñar una estrategia que contemplaba su muerte, ya que recibió “litros y litros de oxígeno”. Tras dos semanas, su estado mejoró y pudo reincorporarse al trabajo. Sin embargo, podrían haberle quedado secuelas que provocarían su marcha del Gobierno.

Es al menos lo que afirma el suegro de Dominic Cummings, que es el asesor principal de Johnson y el considerado por muchos como el primer ministro en la sombra, en una conversación que se ha filtrado.

Según revela The Times, Humphry Wakefield, padre de la esposa de Cummings, mantuvo una conversación con una mujer llamada Anna Silverman en la que señaló que Johnson renunciaría a principios de 2021 debido a los efectos que todavía provoca en su cuerpo el coronavirus.

La charla se habría producido en un viaje al castillo de Chillingham, al noreste del país y Wakefield supuestamente comparó el estado de salud del primer ministro con el de un caballo enfermo.

“Si vuelves a poner a trabajar a un caballo cuando todavía está lesionado, nunca se recuperará”, manifestó.

Estas informaciones han provocado numerosas especulaciones en Reino Unido, hasta el punto que el propio Gobierno ha tenido que desmentir la marcha de Johnson. El primero en hacerlo ha sido el propio primer ministro que en una visita a Devon ha manifestado que se encuentra mucho mejor gracias a la pérdida de peso, además de mostrarse tajante: “es una tontería absoluta”.

Unas declaraciones similares a las realizada por una fuente de Downing Street que también ha negado la marcha de Johnson en seis meses y ha manifestado que “están desconcertados” con esta noticia.

Dominic Cummings, asesor principal de Boris Johnson. (Dominic Lipinski/PA via AP)
Dominic Cummings, asesor principal de Boris Johnson. (Dominic Lipinski/PA via AP)

El otro lío Cummings

No es la primera vez que Dominic Cummings y su entorno meten en un lío a Boris Johnson. Hace unos meses hubo mucha polémica porque el poderoso asesor se saltó el confinamiento impuesto en Reino Unido. El consejero, que fue clave en la victoria electoral del primer ministro en las elecciones de diciembre de 2019, viajó en repetidas ocasiones a su Durham natal, que dista a algo más de 400 kilómetros de Londres, lugar de residencia habitual.

Cummings se trasladó en compañía de su mujer, que en ese momento tenía síntomas de coronavirus, y su hijo a casa de sus padres para buscar ayuda familiar para el cuidado del pequeño en caso de que él también se terminara contagiando, algo que finalmente ocurrió. En ese momento el Gobierno obligaba a que las personas que presentaran síntomas de COVID-19 se quedaran aisladas en sus casas y no las abandonaran.

Pese a que hubo mucha polémica y varias veces pidieron su dimisión, finalmente Cummings conservó su puesto. Ahora, las revelaciones de su suegro vuelven a poner en un brete a Johnson.

Más historias que te pueden interesar: