Un cambio en los sonidos del asistente de voz de Google está provocando un caos entre los niños a la hora de irse a dormir

·4 min de lectura

Cuando se trata de crianza, uno de los consejos más repetidos por los especialistas a los padres suele ser el de la importancia de los buenos hábitos y las rutinas, con especial atención a la rutina del sueño y del descanso y a los hábitos de comida saludables. Los bebés y los niños más pequeños requieren muchas horas de sueño y, aunque los hay que se duermen solos y del tirón toda la noche, también hay muchos que, para desesperación paternal, requieren de ciertos métodos para ayudarles a conciliar el sueño. Ahí es donde entra en juego el llamado ruido blanco y el revuelo que ha generado en las redes sociales el cambio de una pista de audio de Google Assistant.

La rutina del sueño es muy importante en el caso de los bebés. (Foto: Getty Images)
La rutina del sueño es muy importante en el caso de los bebés. (Foto: Getty Images)

Según recoge Mashable, un número considerable de padres de habla inglesa se están quejando en distintas redes sociales porque el nuevo ruido ambiental que ofrece el Asistente de Google a sus usuarios no es el de siempre y esto está generando cierto caos en los hogares donde se usaba como ayuda para dormir a los niños. El nuevo es más corto y menos ruidoso, más tranquilo.

Puede parecer un cambio de nada, un detalle sin importancia. Sin embargo, para la rutina del sueño de un bebé o de un niño pequeño puede ser un elemento disruptivo que desencadene un infierno en casa. Así lo demuestran los mensajes de esos padres que, desesperados, han hecho notar lo ocurrido. Para ellos, un usuario de Reddit ha tenido a bien compartir la pista de audio original para intentar paliar el caos desatado en algunos hogares.

Y es que en los efectos de esta modificación entran en juego la ciencia y los estudios científicos. La rutina es muy importante para los más pequeños porque les ayuda a establecer unas pautas y, además, les otorga cierta seguridad y confianza. Saber qué pasará después le da tranquilidad. Por eso se ven en bucle una y otra vez la misma película. En el caso del sueño, la recomendación de muchos especialistas suele ser la de establecer una pauta. Por ejemplo, lavarse los dientes después de cenar, ponerse el pijama y leer un cuento antes de apagar la luz y dormir con su peluche favorito.

A algunos le basta con eso (o cualquier otra rutina similar). Otros necesitan elementos distintos. Cualquiera con niños en casa o en su entorno más cercano habrá oído historias de paseos de madrugada en el coche porque el bebé solo se duerme con el traqueteo; niños que son incapaces de conciliar el sueño si se han olvidado su peluche favorito o que se duermen con la música que sale del clásico carrusel sobre la cuna.

Y entre esos 'trucos' para ayudar a los niños a dormirse está el del ruido blanco. Este puede ser un gran aliado de muchos padres a la hora de llevar a cabo la no siempre sencilla tarea de que sus hijos se acuesten y concilien el sueño. Existen hasta aplicaciones para el móvil específicas en las que se puede reproducir el sonido de una lavadora en funcionamiento, de un secador de pelo, un ventilador, un zumbido sin más, el agua corriendo… Pero más allá de la posible desesperación, ¿funciona?

La ciencia dice que sí y existen estudios que avalan el ruido blanco como aliado para conciliar el sueño y para conseguir una mayor calidad del mismo. Una investigación de J.A. Spencer, D.J. Moran, A. Lee y D. Talbert titulada Ruido blanco e inducción del sueño estudió “dos grupos de 20 neonatos, entre 2 y 7 días de edad, en un ensayo aleatorizado” y comprobó que “16 (80 %) se quedaron dormidos en cinco minutos en respuesta al ruido blanco en comparación con solo cinco (25 %) que se quedaron dormidos espontáneamente en el grupo de control”. Su conclusión fue que “el ruido blanco puede ayudar a las madres a calmar a los bebés difíciles”.

Sobre el ruido blanco y el sueño hay más estudios con adultos. Así, por ejemplo, en un reportaje sobre el tema publicado por eldiario.es, se reseñaba el llevado a cabo en Estados Unidos en 2005 entre pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Llegaron a la conclusión de que ese sonido de fondo reducía el número de veces que se despertaban durante la noche ya que contribuía a “reducir la diferencia entre el ruido de base y el ruido máximo”.

Otro estudio llevado a cabo en Irán en 2016 también en un hospital llegó a la misma conclusión, que funcionaba “como método para enmascarar los ruidos ambientales” y eso mejoraba “la calidad del sueño” al “evitar sus interrupciones”.

Este mismo año y con Nueva York, la ciudad que nunca duerme, como escenario se probó a usar ruido blanco para ayudar a personas con problemas para dormir por culpa del ruido del entorno. Los participantes lograron “mejoras significativas”. Y eso ayudó a los investigadores a concluir que “la aplicación de ruido blanco puede ser una herramienta eficaz para ayudar a mejorar el sueño”.

Aunque, como en otros muchos aspectos, también hay quienes consideran que usar ruido blanco como ayuda para relajarse y conciliar el sueño puede generar cierta dependencia o un efecto de condicionamiento.

EN VÍDEO | Extraño cactus juguete copia todos los movimientos de un bebé

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente