Rosa Montero: Quitar el tabú de la enfermedad mental nos va a cambiar la vida

·3 min de lectura

Zaragoza, 4 may (EFE).- La escritora y periodista Rosa Montero reconoce que la pandemia ha traído “una cosa buena a un precio muy caro”. La salud mental ha empeorado mucho, pero, como si fuera una olla a presión, el tabú que impedía hablar ha saltado por los aires en todo el mundo, algo que “nos va a cambiar la vida”.

“¿Cómo ha podido vivir la humanidad los últimos siglos de espaldas a la enfermedad mental?”, se pregunta la autora en una entrevista con Efe a su paso por Zaragoza para presentar su nuevo libro, ‘El peligro de estar cuerda’ (Seix Barral), una investigación sobre genialidad y locura, en la que habla sin tapujos sobre la enfermedad mental.

Después de años de documentación a los que siguió el proceso de escritura, Montero reflexiona sobre cómo llevamos tanto tiempo “negando y tapando” la enfermedad mental y, por consiguiente, enterrando a quienes la padecen en la “absoluta soledad”.

“El trastorno mental supone una soledad que no cabe en la palabra soledad. Si a eso le añades el destierro al que te condena la sociedad, estás destruido para siempre, no podrás hacer de tu vida nada válido. Pero si por el contrario la sociedad extiende la mano, te agarra y te trae, entonces, puedes ser una persona perfectamente válida”, manifiesta Montero, quien además de Periodismo estudió Psicología.

Para ella, las personas con “cableado distinto” son “de las gentes más válidas que ha habido en la historia”. Y, para ilustrarlo, pone algunos de los ejemplos de los que su libro está trufado; como el de Newton, que tenía delirios psicóticos, o el de Marie Curie, con unas “depresiones de caballo”.

“La gente con trastorno mental es algo esencialmente humano y no es alguien que tenga que abandonar la sociedad, sino, al contrario, alguien perfectamente válido para darle mucho”, defiende la periodista, para quien acabar con el tabú “va a permitir que un montón de gente con una enfermedad mental tenga una vida perfectamente integrada”.

Montero comienza su libro confesando que siempre ha sabido que algo no funcionaba bien dentro de su cabeza, una inquietud que se agudizó tras su primer ataque de pánico, a los 16 años. “Ya era casi una pregunta a vida o muerte porque pensaba que estaba loca”, señala.

“Luego se mezcló con otra pregunta que es cercana y que es igual de inquietante o de curiosa: por qué gente como yo o tantos otros nos pasamos lo mejor de nuestras vidas sentados solos en una esquina de nuestra casa inventando mentiras”, completa la escritora, que se ha pasado toda la vida intentando entenderlo, leyendo sobre ello o indagando sobre el asunto a través de la escritura de ‘La loca de la casa’ o ‘La ridícula idea de no volver a verte’.

Pero en ‘El peligro de estar cuerda’ se ha sentido al fin “como un Sherlock Holmes” buscando las respuestas de su propio enigma: “He conseguido atravesar ese bosque impenetrable de datos y llegar a unas conclusiones, unas respuestas que me son suficientes para estas preguntas que me han venido embelesando toda la vida”. Así que el libro ha tenido “algo como de epifanía y de descubrimiento serenador” para ella.

“Además, si te planteas qué es la cordura, lo que llamamos la locura y qué relación hay entre ambas y con la creatividad, te estás planteando de alguna manera qué es la vida y el posible sentido de la vida, si es que tiene alguno. Y entonces, también te tienes que plantear cómo soportar el sinsentido de la muerte”, continúa la Premio Nacional de las Letras 2017.

Por ello, su texto termina abordando también el “cómo aprender a perderle un poco el miedo a la muerte”, que es, confiesa, de lo que tratan en realidad todos sus libros. De hecho, se define como escritora existencialista y “la obsesión por la muerte y por el paso del tiempo” atraviesa toda su obra.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente