La ropa que no se mancha ni se arruga impulsada por el dueño de Mercadona está triunfando

·3 min de lectura
Juan Roig, dueño de Mercadona, ayudó al crecimiento de Sepiia a través de su aceleradora. Fuentes: Rober Solsona/Europa Press vía Getty Images y Twitter/@Sepiia2080.
Juan Roig, dueño de Mercadona, ayudó al crecimiento de Sepiia a través de su aceleradora. Fuentes: Rober Solsona/Europa Press vía Getty Images y Twitter/@Sepiia2080.

El dueño de Mercadona, Juan Roig, contribuyó al desarrollo de Sepiia a través de su aceleradora de empresas Lanzadera. Se trata de una compañía con una idea de ropa innovadora que soluciona varios problemas cotidianos gracias a prendas que no se manchan y no se arrugan.

Seppia arrancó en 2016 con el respaldo de Lanzadera, pero su origen se remonta a una inquietud de su creador y CEO, Federico Sainz de Robles, según recoge Business Insider: "Soy ingeniero técnico industrial y nunca llegué a entender cómo con toda la tecnología que existe y que nos rodea en nuestra vida las prendas seguían manchándose, se arrugaban, cogían olores y marcaban el sudor".

Así pues, el modelo de negocio de Sepiia se basa en desarrollar ropa que ni se arrugue, ni se manche, ni absorba olores y, además, que ahorre en recursos a largo plazo.

Y vaya si lo consigue.

El medio citado arriba pone sobre la mesa que, desde 2017, la compañía ha conseguido ahorrar más de 303.000 kilos de dióxido de carbono (CO2) y más 31 millones litros de agua; esto es, "el suficiente C02 para dar 39 vueltas al mundo en coche y llenar 13 piscinas olímpicas".

En 2021 lograron vender la friolera de más de 40.000 prendas, más allá de abrir su primera tienda, situada en la icónica calle Huertas de Madrid.

Sainz de Robles lo tenía claro: "No me lo pensé 2 veces y decidí fundar una empresa donde cada una de mis prendas cumplieran las necesidades de los usuarios, que fueran prácticas, atemporales y versátiles".

Estuvo años investigando para montar el proyecto y en Lanzadera le dieron la oportunidad de llevarlo a cabo. No dio ningún paso en falso. Antes de vender quiso asegurarse mediante encuestas si su producto tendría cabida en los armarios de la gente.

Él mismo comenta: "Los encuestados no podían resistirse a la idea de tener la primera camisa que no se manchaba, no se arrugaba y además se fabricaba respetando el medio ambiente".

Su idea era tan rompedora que no sólo pasó por Lanzadera, sino también por Google for Startups, Maze y varias aceleradoras más.

Lo mejor de todo es que el talento se quedó en España. En el instituto tecnológico textil AITEX, en Alcoy, empezaron a validar la tecnología en la que se basa el negocio.

Los tejidos se producen íntegramente en España y las prendas se confeccionan en Portugal. No hubiese sido lógico hacerlo al otro lado del planeta, pese a que el coste hubiese sido menor, pues la compañía lleva el reducir la huella de carbono por bandera.

Eso sí, pese a vender a través de su web a toda Europa, también sus productos están presentes en Amazon, Zalando y El Corte Inglés.

Sepiia cuenta ya con 20 personas en plantilla y en su último ejercicio ha supera el millón y medio en ventas.

Apostemos por el producto español y más cuando es único.

VÍDEO | Este es todo el oro que hay en las cremas de Mercadona

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente