Ronaldo es el mejor del mejor, pero eso no lo vuelve The Best

La FIFA volvió a aplicar los logros colectivos para entregar una distinción individual: en el mano a mano, Messi le saca cada vez más distancia a CR7.

Real Madrid fue, durante las últimas dos temporadas y sin demasiada evidencia que permita afimar lo contrario, el mejor equipo del mundo. Y que Cristiano Ronaldo fue el mejor de ese equipo también es una realidad innegable. Sin embargo, ¿significa esto necesariamente que el portugués haya sido el mejor futbolista del planeta durante 2016/17? La FIFA así lo consideró y, por eso, le entregó el premio The Best por segundo año consecutivo. Pero el fútbol y la lógica históricamente nunca se llevaron bien: los silogismos categóricos jamás deben aplicarse a la pelota.

Si no se consideran los logros colectivos, donde la ventaja del luso es innegable, resulta insostenible la elección del hombre del Merengue por encima de Lionel Messi: la temporada 2016/17 fue, tal vez, la de mayor diferencia a nivel individual en favor del 10 por sobre CR7 desde que ambos compiten mano a mano por el trono del fútbol mundial. Mientras que con el paso del tiempo el argentino se convirtió en un futbolista cada vez más completo y conductor, en los últimos años Cristiano se transformó en un goleador letal, pero con influencia cada vez menor en la elaboración del juego.

Un dato alcanza para demostrarlo: mientras que Messi fue el segundo futbolista con más gambetas promedio por partido en la pasada edición de LaLiga, con 3,7 (sólo lo superó Neymar, con 5,6), Ronaldo, que supo construir buena parte de su prestigo a partir de su capacidad de desequilibrio individual, no entró ni siquiera en el top 100: quedó 114°, con 0,89 de media. Menos de un rival dejado en el camino por encuentro. En la cantidad de pases por juego, la ventaja de Leo también es notoria: 38,82 contra 21,24.

Ni siquiera en el aspecto donde más se destaca últimanente, el portugués logró superar al rosarino: entre la Selección argentina y Barcelona, Messi terminó la temporada con 57 goles en 39 partidos, mientras que CR7 sumó 55 gritos en 55 partidos entre el Madrid y el combinado luso. Menos tantos en más presentaciones. El 10 , además, finalizó como máximo artillero de LaLiga (37) y de la Copa del Rey (5, igual que Ben Yedder) y fue el segundo anotador de la Champions League (11, apenas un tanto menos que Cristiano, que jugó cuatro encuentros más).

Además de las estadísticas, que al final son solamente números, también hay que considerar la importancia que tiene cada uno en lo colectivo en cada uno de sus equipos. A nivel selecciones, la influencia y el peso propio de ambos es innegable y probablemente equiparable, pero en sus clubes, Leo se lleva el peso mayor: en el último tiempo, el Barça se volvió un equipo que depende completamente del argentino. Y aunque eso no es necesariamente algo positivo (más bien todo lo contrario), el zurdo ya dejó en claro en incontables ocasiones que está más que preparado para asumir ese rol.

El portugués, por su parte, es el engranaje finalizador de una máquina que tiene los mejores engranajes del mundo. Si bien el de Madeira es el más destacado, el equipo de Zinedine Zidane demostró que tiene muchas más variantes que el resto para encontrar soluciones en los partidos. En definitiva, esa cantidad de alternativas es la que terminó volcando la elección para el lado de Ronaldo, que es el mejor del mejor. Pero The Best es otro.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines